Bajo el nombre de ‘Segovia se recicla’, una portada llamativa en la que una chica señala el contenedor amarillo, el correcto para reciclar envases y no vídrio como se muestra en la imagen, da la bienvenida a un folleto en el que la paradoja entre el mensaje y el material con el que se ha editado, papel no reciclado, puede llevar a generar confusión.

A pesar de encontrar entre sus hojas el certificado FSC, que indica que el papel proviene de bosques sotenibles, asegurando una gestión forestal responsable, que sea social, económica y ambientalmente sostenible,las imágenes que acompañan los consejos sobre reciclaje pueden llegar a crear confusión en una tarea que, ya de por sí en ocasiones genera sus dudas en cuanto a qué cosas se depositan en qué contenedor.

Así, en la primera página, y tras la portada, se puede observar cómo una chica desecha un envase de plástico en un contenedor de color azul, distintivo utilizado para el papel. Y aunque, en la página seis, un abanico de colores guía sobre qué residuos hay que desechar en cada contenedor, la página ocho muestra una vez más, el contenedor azul, siendo esta vez el destino de dos latas que deberían ir al amarillo.


 

El pasado 20 de marzo, y coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva Ordenana Municipal de Resiudos Urbanos, la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Segovia presentaba las actividades programadas con la finalidad de sensibilizar a la población en una práctica, la del reciclaje, que cada día gana más adeptos. A la variedad de actividades programadas para fomentar la participación y las actitudes cívicas de los segovianos sobre la gestión de los residuos urbanos, se unía la presentación de este folleto explicativo no impreso en papel reciclado.