Representantes de diferentes instituciones y organismos de Segovia han participaron en un acto de recuerdo al empresario Moisés López Parras, creador e impulsor del aeródromo de Fuentemilanos, situado a 15 kilómetros de Segovia.

En un acto en el que estuvieron representantes del Ayuntamiento, de la Diputación, de Caja Segovia y de otras instituciones que integran la sociedad Aeronáutica del Guadarrama, que gestiona la instalación, se descubrió una placa de recuerdo a Moisés López Parras, coincidiendo con el quinto aniversario de su fallecimiento en un accidente de aviación.

El director del aeródromo, Gonzalo Suárez, recordó la personalidad jovial del empresario y dijo que llevaba tiempo intentando celebrar este acto. Resaltó la figura de ‘Mois’, como era conocido entre los amigos, y agradeció que en los 30 años de existencia del aeródromo se haya consagrado como uno de los más importantes de Europa.

Como portavoz de la sociedad Aeronáutica del Guadarrama S.A, habló Luis Fuentes, quien se refirió a Moisés López como un referente en el mundo del vuelo, y leyó el acuerdo de la sociedad de tributar este homenaje, que deseó que sirva para que le recuerden futuras generaciones.

El momento de mayor emoción lo protagonizó su viuda, Concepción Díez, quien agradeció los apoyos y, antes de descubrir la placa conmemorativa, con voz entrecortada, dijo sentir sentimientos contrapuestos al estar triste por la ausencia del homenajeado, y alegre por ver cumplido el objetivo que le llevó a impulsar este aeródromo. En el homenaje también estuvieron todos sus familiares, representantes de la patronal FES y aficionados al vuelo sin motor.

Moisés López falleció el 15 de diciembre de 2006 en un accidente de avioneta en las inmediaciones del aeropuerto de Jerez de la Frontera, y que costó la vida a otros dos segovianos. Empresario, aparejador y constructor, la jovialidad y su carácter, siempre fueron sus signos de identidad porque, como solía decir, era “más segoviano que el Acueducto”.

 

Amante de la aviación, y con una amplia experiencia de horas de vuelo, Moisés López fue el primer español en dar la vuelta al mundo en aviación civil, una hazaña desarrollada en el año 2001, a bordo del avión ‘Segovia Patrimonio de la Humanidad’. Un recorrido de más de 37.000 kilómetros, que duró cincuenta días y que fue objeto de un documental que se emitió en el programa ‘Al filo de lo imposible’ de TVE, coincidiendo con el 75 aniversario del primer gran vuelo desde España, y que protagonizaron los pilotos Loriga y Gallarza en 1933 con el viaje de Madrid a Manila.