Toro VES (Vehículos Especiales y Sistemas), la nueva empresa creada por el grupo Everis y su socio estratégico NTGS, fabricará más de 3.000 simuladores de conducción en Segovia tras acometer una inversión inicial de 1,2 millones de euros. La nueva planta comenzó a producir en serie el pasado mes de febrero y cuenta con material para alcanzar las 4.000 unidades, el 75 por ciento para su cliente en Brasil y el resto, para atender posibles pedidos de otros países como Chile, Ecuador, Perú o Colombia, además de recambios y reparaciones.

El presidente de Everis, Fernando Francés, inauguró hoy las instalaciones ubicadas en el polígono de Hontoria acompañado por autoridades como la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, o el presidente de la Cámara de Comercio y la Federación Empresarial Segoviana, Pedro Palomo. En el acto intervino también Bruno Fernández, consejero delegado de Enisa (Empresa Nacional de Innovación), un ente público dependiente del Ministerio de Industria que se encarga de financiar a pymes sin más aval que la solvencia del propio proyecto.

En el caso de Toro, el apoyo de Enisa se ha traducido en una aportación de 200.000 euros, cantidad que avanzó que podría ampliarse si aumenta la actividad de esta fábrica a la que Fernández garantizó “acompañamiento”. Y en total, la Empresa Nacional de Innovación sostiene una financiación viva de unos 450 millones de euros repartidos en más de 3.400 proyectos, todos ellos de pymes españolas “con base tecnológica”.

El Grupo Everis Aeroespacial y Defensa apostó hace algo más de dos años por la puesta en marcha de Toro VES tras recibir un pedido de 3.000 simuladores de conducción por parte de Prosimulador, una compañía brasileña que provee tecnología a las autoescuelas de su país, donde ya es obligatorio realizar un examen en estos dispositivos para sacarse el carné de conducir. Pero el potencial de esta fábrica no se centra en la producción de los citados simuladores, sino en su capacidad para acoger nuevas líneas de fabricación adaptables a los encargos que pueda recibir cualquiera de las pymes en las que participa Everis.

“En la medida en que se vayan ganando nuevos proyectos se irán generando nuevas líneas de producción,” explicó hoy el presidente de Everis Aeroespacial y Defensa, Francisco López, en declaraciones a la prensa recogidas por Ical. Así, Toro VES podrá fabricar desde antenas satelitales hasta aviones no tripulados, aparte de vehículos civiles y militares de seguridad y defensa o los citados simuladores de conducción.

Destaca también la reciente producción de mulas mecánicas, un vehículo aerolanzable (en paracaídas) y aerotransportable del que se han fabricado 300 unidades que ya forman parte del parque móvil del Ejército español.

 

Casi 100 empleos directos y 400 indirectos

La línea de producción actual, la destinada a los simuladores diseñados por Simumak, mantiene a más de 80 trabajadores de forma directa entre ingenieros, economistas y operarios, casi la mitad con contratos estables, y genera alrededor de 400 empleos indirectos, un 5 por ciento de ellos en Segovia. La fábrica funciona en un solo turno de ocho horas con una cadencia de 14 simuladores diarios, aunque ha llegado a alcanzar el centenar de empleados para atender una demanda de 22 unidades por jornada.

En los últimos cinco meses se han fabricado unos 2.000, de manera que “no habrá problema” para enviar al cliente brasileño el millar de unidades que restan para completar el pedido previsto en este contrato valorado en “varias decenas de millones de euros”, valoró López. Latinoamérica es por tanto el principal mercado de Toro en la actualidad, aunque Everis también se centra en el nacional y en Oriente Medio.

Como explicó López, España no es un mercado importante en volumen por su “menguante” inversión en defensa, pero supone una referencia “fundamental” porque “una empresa española que quiere vender fuera tiene que haber conseguido trabajar con nuestro Ministerio de Defensa o el de Interior en materia de seguridad”. Y los países de Oriente medio, por su parte, son compradores habituales de “material de defensa y seguridad”.

“La puesta en marcha de este nuevo centro de producción forma parte de la estrategia de Everis Aeroespacial y Defensa y NTGS con su expansión de negocio a través de su compromiso con la Junta de Castilla y León de crear empleos cualificados en la región, al tiempo que se fomenta la investigación y el desarrollo”, añadieron ambas empresas en un comunicado conjunto.

Más gráfico fue en su intervención el presidente de Everis Aeroespacial y Defensa para explicar las razones por las que se eligió Segovia, al destacar el valor logístico de su emplazamiento, “a tiro de piedra de Madrid”, donde están radicadas la mayoría de las pymes integradas en el grupo; y al valorar la “oportunidad” de “generar tradición de proceso industrial en una ciudad muy orientada al turismo y el cochinillo”.