El Curso de Pintores Pensionados arrancó esta tarde en la sede de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce de Segovia, demostrando que esta «prestigiosa» actividad, «única» con sus características en España, se mantiene gracias a la alianza inquebrantable entre los jóvenes paisajistas españoles y la capital segoviana.

Este curso reunirá este año a 18 jóvenes artistas procedentes de 17 escuelas o facultades de Bellas Artes de España, Francia y Grecia, en una edición en la que la beca de paisaje recupera su sede estable en el Palacio de Quintanar, que se ha incorporado a la vida cultural de Segovia tras el fin de las obras de rehabilitación. Los alumnos tendrán la oportunidad de intercambiar ideas y técnicas y plasmar en sus lienzos el paisaje segoviano. Después esos trabajos se mostrarán al público en una exposición que se celebrará en el Palacio de Quintanar.

Este año el curso estará patrocinado por la marca Tierra de Sabor, y los alumnos disfrutarán de menús elaborados con alimentos adheridos a la marca de garantía para los productos agroalimentarios de calidad diferenciada de Castilla y León. Además también han recibido el apoyo y patrocinio del Ayuntamiento y la Diputación de Segovia, la Fundación de Universidades de Castilla y León, el Patronato del Alcázar, la Fundación Rodera-Robles, el Patronato del Alcázar de Segovia y Caja Segovia.

 

La Consejería de Agricultura y Ganadería también cede al Curso de Pintores Pensionados las instalaciones del Castillo donde se ubica la Escuela de Formación Agraria de Coca. En este centro, los alumnos permanecerán una jornada completa, incluyendo la pernoctación, para realizar una jornada específica en la localidad, lo que permitirá recuperar la actividad de pasar un día en contacto directo con el medio rural, pintando ese paisaje.

La ceremonia de apertura del curso estuvo presidida por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Segovia, Claudia de Santos; el secretario territorial de la Junta de Castilla y León, Pedro Jarque; y Rafael Cantalejo, director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, institución que organiza este evento cultural con seis décadas de implantación en Segovia y cerca de un siglo de historia.

Los coordinadores del curso aconsejaron a los jóvenes a descubrir la ciudad de Segovia, que destaca por sus colores, luz y belleza. A partir de hoy los pintores, con sus caballetes en mano, tomarán la ciudad para descubrir sus parajes urbanos y naturales y plasmar su particular forma de contemplarlos.