El último Pleno del Ayuntamiento de Segovia, celebrado el pasado 30 de julio, aprobó la nueva Ordenanza Municipal sobre Prevención, Venta, Dispensación, Suministro y Consumo de bebidas alcohólicas, un texto que incorpora importantes medidas dirigidas a dar a conocer los riesgos del consumo de alcohol y promover un consumo responsable entre los ciudadanos mayores de edad.

Además, el documento propone diferentes medidas para limitar el acceso al consumo por parte de los menores, una de las principales preocupaciones y objetivos de la Red Municipal de Prevención, ya que los datos indican que la edad de inicio en el consumo se ha reducido alarmantemente situándose, en la actualidad, en los 13 años para los primeros contactos y en los 15 para el consumo semanal.

Entre las medidas dirigidas a los menores la Ordenanza señala que aquellos que sean sorprendidos consumiendo alcohol en la vía pública serán sancionados, sanciones que podrán ser sustituidas por la realización de actividades formativas o en beneficio de la comunidad. Para esos menores o para aquellos niños y jóvenes que no hayan cometido ninguna infracción estarán disponibles los servicios de asesoramiento y orientación para la prevención del consumo de drogas que figuran en el IV Plan Municipal sobre Drogas (2011-2013), instrumento estratégico para la planificación y ordenación de esas actuaciones.

En estos momentos, el Ayuntamiento, a través de la Red Municipal de Prevención, coordina actuaciones y colabora con diferentes asociaciones que tienen como finalidad la lucha contra el consumo de alcohol y drogas; mantiene programas de asesoramiento e información a las familias; colabora con las instituciones educativas en los programas de prevención escolar; sanciona los incumplimientos por consumo en la vía pública; y mantiene un acuerdo pionero con la Federación Empresarial, la Asociación de Industriales Hosteleros, la Asociación de Comerciantes y la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados para evitar la venta de alcohol a menores.

Este trabajo coordinado y las acciones encaminadas a mejorar las prácticas profesionales de camareros y vendedores han dado sus frutos. Se ha comprobado que los menores segovianos acceden al alcohol, de manera mayoritaria, a través de personas cercanas a ellos. Son hermanos mayores, compañeros de más edad, jóvenes que a modo de negocio compran las bebidas que luego venden a los menores a mayor precio, o incluso, en algunos casos, los padres, los que suministran las bebidas alcohólicas.

Por otra parte, en línea con la normativa regional, la Ordenanza Municipal no establece una distancia mínima para la implantación de establecimientos dedicados a la venta de alcohol, fijada hasta ahora en 25 metros. De todas formas para conciliar la actividad económica con el descanso de los ciudadanos, la concesión de nuevas licencias se determinará con arreglo a la normativa sobre ruido y la calificación acústica de las diferentes zonas. Además, para obtener la licencia será necesario que los solicitantes conozcan los efectos y consecuencias del consumo de alcohol, la prohibición de la venta de alcohol a menores así como las estrategias para hacer una dispensación responsable de las bebidas.

En definitiva, la nueva Ordenanza Municipal cumple con las exigencias legales establecidas por la normativa de la Junta de Castilla y León de Prevención, Asistencia e Integración Social de Drogodependencia que fija los compromisos para la prevención del alcoholismo y los criterios para otorgar licencias para la venta y dispensación de bebidas alcohólicas.