El paso del tiempo y los actos vandálicos obligan al Ayuntamiento a estar vigilante sobre el estado del mobiliario urbano. Papeleras y bancos suelen ser los que sufren un mayor deterioro, de ahí que tenga que ser constante su retirada y reposición.

Ahora, la Concejalía de Medio Ambiente ha sustituido un número importante de estos elementos en dos zonas concretas de la ciudad: el Parque del Cementerio y la Plaza de Colmenares. Se trata de dos espacios públicos de reunión y paseo muy habituales de los segovianos.

En el Parque del Santo Ángel se han retirado 16 bancos de madera de tablillas que se encontraban rotos o muy deteriorados y se han sustituido por otros 16 de tablones más resistentes. Los restos de los retirados se han trasladado al almacén municipal para que se puedan aprovechar en el mantenimiento de otros bancos de tablilla de la ciudad, instalados en diferentes puntos de la ciudad, que necesiten de una reparación puntual.

En la Plaza de Colmenares, en el entorno de la iglesia de San Juan de los Caballeros, se han quitado 8 bancos, también de tablillas y también inutilizables, y se ha instalado ese mismo número de bancos de tablones.

La sustitución de este mobiliario urbano ha costado 5.600 euros a las arcas municipales, un dinero que en la mayoría de los casos sería innecesario gastar si se respetara lo que es de todos. En definitiva, La conservación y el mantenimiento del mobiliario urbano es cosa de todos los ciudadanos.