La crisis ha paralizado la construcción de nuevos hoteles en Castilla y León, aunque pese a las dificultades económicas para este año se mantiene una docena de proyectos, que reforzarán la oferta de plazas hoteleras de las provincias de Segovia, Soria y Valladolid. Sin embargo, en Burgos y León, de momento no verán la luz dos proyectos de grandes cadenas, y en Ávila, están paralizadas todas las actuaciones previstas. Además, en Palencia y Zamora, por segundo año consecutivo no se pondrá en marcha un negocio de este tipo. Lo mismo ocurrirá en Salamanca, donde en 2009 abrieron sus puertas tres establecimientos hoteleros.

De esta forma, la influencia del Tren de Alta Velocidad en el incremento de la red de hoteles pierde fuerza. En el año 2008, la conexión de Madrid con Segovia y Valladolid por alta velocidad ferroviaria provocó una revolución en el sector hotelero en ambas capitales, ya que se previa construir al menos 15 proyectos, aunque algunos de ellos no se han ejecutado por la llegada de la crisis. De esta forma, en 2010 podría arrancar el desarrollo de algunos de los proyectos, si bien varios se encuentran en una fase muy inicial. La mayor expansión se concentra en la capital segoviana, donde se ejecutarán al menos cuatro actuaciones.

En concreto, en Segovia se están construyendo o a punto de abrirse actualmente cuatro hoteles, que sumarán más de 300 nuevas habitaciones y una notable dotación de plazas de aparcamiento. El mayor proyecto lo constituye el hotel Reina Doña Juana que se ubica en el antiguo convento de Las Oblatas, que albergará un hotel de cinco estrellas y un aparcamiento subterráneo. Con 75 habitaciones y 148 camas en total es el que más tiempo está llevando su construcción ya que comenzó a levantarse en abril de 2003. Está situado en pleno centro histórico y contempla un aparcamiento subterráneo de 457 plazas, tanto de rotación para el público como para dar servicio al nuevo hotel.

Otro de los hoteles previstos se encuentra cerca de éste, también en el centro urbano, donde un grupo de empresarios prevé la rehabilitación del Palacio Episcopal para destinarlo a uso hotelero. De acuerdo con las primeras previsiones contaría con medio centenar de habitaciones.

Una cantidad similar ofrecerá un nuevo establecimiento situado en la calle Daoíz, cerca del Alcázar, promovido por una empresa particular. Y en las proximidades de la capital se abrirá un hotel de nueva construcción, de la mano de la cadena NH Hoteles, que ya ha adquirido una parcela de 6.824 metros cuadrados por importe de 2.900.421 euros. El hotel, con calificación de cuatro estrellas, contará con 150 habitaciones y estará dotado de amplios salones de congresos y seminarios. El proyecto ha sido desarrollado por los arquitectos Álvaro Arranz y Francisco Jurado y cuenta ya con las aprobaciones pertinentes del Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma.

A pocos kilómetros, en La Granja de San Ildefonso, el propio Ayuntamiento está promoviendo también un nuevo hotel, para lo que ha decidido restaurar el edificio de la antigua cárcel. La inversión total prevista alcanza los 5,5 millones de euros y se prevé su finalización e inauguración en la primavera de 2010. En este edificio estuvo ubicada la cárcel tras su reubicación en 1771. Y en este mismo término municipal, en el núcleo de Valsaín, se proyecta la rehabilitación del Palacio Real de Valsaín, en el que se podría ubicar también un edificio hotelero, aunque se desconoce su capacidad.

 

Nuevas licencias

En cuanto a Valladolid, en la capital cuentan desde hace meses con la licencia de apertura tres nuevos hoteles, que permitirán la ampliación del Hotel Eylo, así como con otros dos nuevos. Además, para el año en curso, han solicitado al Ayuntamiento de la capital licencia ambiental para su construcción tres empresas. Así, incrementará la oferta del Hotel Enara y se pondrá en marcha otro establecimiento en la calle Manuel Azaña. Se trata de un apartahotel con 16 estancias. También la sociedad Rioja Comercial ha solicitado al Consistorio vallisoletano un permiso para un nuevo hotel. Si bien, esta autorización no ha sido concedida puesto que se encuentra en trámite.

En el extremo este de la Comunidad, Soria acaba de estrenar un nuevo hotel de cuatro estrellas en la localidad de Ólvega, Mirador del Moncayo, que dispone de 36 habitaciones dobles y que fue inaugurado el pasado 11 de diciembre. No será la única inauguración ya que en marzo abrirán sus puertas dos nuevos establecimientos. En la capital, el hotel Leonor Centro ultima sus obras y tiene previsto abrir al público en un par de meses un hotel con 24 habitaciones, tres de ellas individuales, dos dobles con salón y 19 dobles. El hotel dispone de spa, gimnasio, jacuzzi, baño turco y camas térmicas y posibilitará la creación de 15 empleos.

También en marzo abrirá sus puertas el Hotel Balneario Santa Catalina de El Burgo de Osma, un establecimiento también de cuatro estrellas que ofertará 70 habitaciones y todos los servicios y tratamientos de un balneario de este tipo. En este caso serán entre 45 y 50 los empleos directos que se crearán. Por el contrario, el hotel Pinares Urbión de Covaleda presentó un expediente de regulación de empleo para la extinción de los contratos de nueve trabajadores, la totalidad de su plantilla. El establecimiento cerrará sus puertas debido a la crisis económica.

 

Proyectos paralizados por la crisis

Por lo que respecta a Ávila, los nuevos proyectos hoteleros, están todos paralizados por la crisis. Así, sigue en suspenso la construcción de un hotel de al cadena AC en el antiguo convento de Las Gordillas, y también se encuentran en la misma situación los dos proyectos de nuevos hoteles en el Mercado Chico y la calle Caballeros.

A pesar de ello y según datos aportados por la Junta de Castilla y León, en lo que va de año se han autorizado 73 nuevos establecimientos rurales –65 casas, cinco centros de turismo y tres posadas- y nueve apartamentos. Pero también se produjeron bajas, en concreto de cinco casas rurales y un apartamento. Además, para 2010 se prevé la apertura de un nuevo hostal en la provincia.

El presidente de la Federación de Hostelería de Burgos, José Luis López, comentó en relación a la construcción de nuevas instalaciones hoteleras, que aunque sí existían varios proyectos de nuevos hoteles, “debido a la crisis económica están paralizados”. “La crisis ha afectado a todos los niveles de la oferta hotelera”, dijo. En este sentido indicó que las empresas, “que ya en el año 2008 empezaron a recortar gastos”, fueron durante el 2009 más estrictas. Sin embargo, López apuntó que las previsiones para el 2010 son “peores”, aunque confió en que el turismo extranjero -que también descendió el año pasado- pare la continua caída de los dos últimos años gracias a la celebración del Año Jacobeo.

 

Año Jacobeo

En la provincia de León, la crisis económica también se está dejando sentir en el sector hotelero y las previsiones no apuntan a ninguna apertura que permita el incremento de camas hoteleras en los próximos meses. De hecho, la central de reservas que la cadena hotelera AC tenía previsto abrir en el barrio de La Lastra de la capital leonesa se encuentra “paralizada”, declaró el presidente de la Asociación Leonesa de Empresarios de Hostelería y Turismo, Esteban Díez. Así el sector pisará aún más el freno de sus inversiones que en 2009, cuando sólo abrió sus puertas un hotel en la capital leonesa, concretamente el hotel San Antonio Abad León, de la cadena hotelera Husa Hoteles.

Sin embargo, y pese a la escasa previsión de incremento de alojamientos hoteleros, los empresarios del sector turístico mantienen en la celebración del Año Jacobeo y del 1.100 Aniversario del Reino de León sus principales esperanzas para conseguir un buen año en materia turística en la provincia de León.

Por último, el presidente de la Comisión de Hoteles de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca, Silverio Vicente, aclaró que la oferta hotelera “no tiene proyectos de desarrollo previstos para este nuevo año”.

Vicente explicó que la provincia charra continúa ocupando una posición de liderazgo en la Comunidad en lo que se refiere a la oferta hotelera. De hecho, durante 2009, tres nuevos establecimientos abrieron sus puertas (dos en la provincia y uno en la capital). Sin embargo, “el hecho de aglutinar tanta oferta provoca que en determinadas épocas del año sobren plazas en todos los hoteles”, advirtió Vicente, quien también explicó que la crisis económica “está golpeando en el precio que paga el cliente porque, al haber menor demanda encuentra buenos precios”. Del mismo modo, la coyuntura financiera está provocando, precisó el responsable del sector en Salamanca, que algunos proyectos, destinados en principio a uso residencial, “puedan terminar convirtiéndose en establecimientos hoteleros al comprobar que la venta de pisos sigue sin estimularse”.