Casi 50.000 personas se han interesado ya por la Renta Garantizada de Ciudadanía, una prestación autonómica que cumple seis meses de vida. Su entrada en vigor el 1 de enero ha hecho que las consultas de información se hayan disparado puesto que en las primeras semanas de enero sólo se contabilizaban unas 4.000, lo que da muestra del interés suscitado entre la población por este subsidio que pretende garantizar unas condiciones mínimas de vida mediante una ayuda básica de 426 euros.

Según la información facilitada a Ical por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, hasta el 1 de julio de este año, 49.474 personas habían levantado el teléfono y habían acudido a los servicios de la Junta de Castilla y León en las nueve provincias en busca de información sobre la Renta Garantizada de Ciudadanía. Desde que se abriera el periodo de información se abrió a finales del pasado año, 44.842 optaron por la atención presencial y 4.632 por la telefónica.

Por tanto, más del 90,6 por ciento de las personas interesadas en esta prestación autonómica fueron informadas de forma presencial y sólo un 9,4 por ciento por teléfono. La distribución por provincias no es homogénea. Destaca la provincia de Valladolid, que acapara el 28,6 por ciento de las consultas (14.187). Se trata, por tanto, de la provincia donde la Renta Garantizada de Ciudadanía despierta más interés de la Comunidad.

Precisamente en Valladolid, la Junta ha recibido 2.319 solicitudes. Le sigue la provincia leonesa, donde 7.621 personas han solicitado a la administración autonómica información sobre esta prestación, que se cobra desde principios del pasado mes de mayo. De ellas, 7.205 fueron consultas presenciales y 416 telefónicas. En Salamanca se registraron 5.327 consultas de información, 5.054 directas y 273 a través del teléfono, y en Palencia casi el mismo número, 5.032, 4.703 presenciales y 329 telefónicas.

Menos peticiones de información de esta ayuda económica, cuyas solicitudes se deben resolver en menos de tres meses, se han recibido en Burgos, con 4.422, de las que fueron presenciales 4.225 y 197 telefónicas; en Zamora, con 4.009 -504 telefónicas-; Ávila, con 3.709; Segovia, con 3.681 y Soria, con 1.486.

Cabe recordar que podrán solicitar la percepción de este derecho los ciudadanos de Castilla y León de entre 25 y 64 años de edad, los extranjeros refugiados o con solicitud de asilo en trámite y a las mujeres víctimas de violencia de género que por este motivo se hayan trasladado a la Comunidad desde otra autonomía. Asimismo, la ley otorga a la renta la consideración de renta familiar, esto es, la consideración de beneficiarios tanto a su titular como a los restantes miembros de la unidad familiar o de convivencia.

 

Cuantía

En cuanto a las cuantías de la prestación, la básica establecida para la Renta Garantizada de Ciudadanía alcanza el 80 por ciento (426,01 euros) del Indicador Público de Renta a Efectos Múltiples (Iprem), frente al 75 por ciento que tenía fijado el Ingreso Mínimo de Inserción (IMI). La cuantía máxima asciende al 130 por ciento del Iprem (692,26 euros mensuales), frente al límite máximo del 100 por cien del IMI (532 euros). Los nuevos perceptores cobran de media 75 euros mensuales más que los del IMI.

 

Presupuesto

El presupuesto inicial asignado a la Renta Garantizada de Ciudadanía en las cuentas generales de la Comunidad para 2011 asciende a los 27 millones de euros, aunque se trata de un crédito ampliable. No obstante, la memoria económica de la prestación incluye un documento sobre la evolución de la última década del IMI, es decir, con una previsión de 5.000 ó 6.000 perceptores anuales.

El gasto acumulado de enero a marzo y teniendo en cuenta la nómina de abril, que se cerrará el día 25 ó 26, asciende a siete millones de euros. Por tanto, en los primeros cuatro meses del ejercicio, el desembolso medio mensual alcanza los 1,75 millones de euros ya que el número de beneficiarios al mes alcanzo los 3.500, de ellos 210 fueron nuevos perceptores -107 mujeres y 103 hombres-.