La que era la España anquilosada y dependiente de energías fósiles cambió; la tranquilidad y facilidad de crear energía a través del carbón, hizo que España se estancara durante muchos años en la búsqueda y aplicación de energías renovables y respetuosas con el medio ambiente; pero podemos decir, que también España supo subirse al carro de la investigación y sanear un sector que sus vecinos países de la Unión Europea ya estaban explorando. Pero, ¿ha sido la misma aplicación de estas energías igual en todo el territorio español? ¿qué pasa con Segovia? ¿cuál es su situación? ¿qué energías se pueden aplicar en esta zona, y sin embargo no se aplican?

Según un estudio, recientemente elaborado y becado por la Obra Social y Cultural de Caja Segovia, la situación energética de la provincia es deficitaria, ya que siempre ha consumido más de lo que ha producido; llegando a tales puntos que consume doce veces más de lo producido en 2004 y tres veces más que lo que produjo en 2007, en total una media de 5,5 veces de lo producido. Para que os hagáis una idea; por habitante se producen unos 2 MWh y se consumen 6 MWh. Desproporcionado, ¿verdad?.

¿Pero por qué no se pone remedio a esta situación? Las nuevas energías cada vez más se encuentran implantadas en nuestro país. Y aunque si es cierto que constituyen unas fuentes caras de instalar, a la larga, la relación consumo-producción, la economía y el medioambiente, lo agradecerán.

En la actualidad, la perspectiva es que el consumo energético a corto plazo aumente paulatinamente entre un 3% y un 4% al año, debido al aumento de la demanda y al crecimiento demográfico. A medio y largo plazo es difícil prever cual será la producción dado el bajísimo nivel de producción energética en Segovia; la falta de inversión actual como consecuencia, entre otros factores, de la crisis económica, hace augurar un estancamiento en la producción; asegura el estudio.

¿Qué soluciones se pueden adoptar? ¿Qué tipo de instalaciones son viables desde el punto de vista económico, medioambiental y de disponibilidad del recurso energético de l provincia de Segovia?

 

Instalaciones eólicas

La energía eólica se aprovecha mediante la conversión de la energía cinética del viento en energía eléctrica por medio de aerogeneradores. Para instalarlos es necesaria la construcción de parques eólicos que en Segovia según su potencial eólico se puede dividir en diferentes zonas.

En primer lugar, con potencial eólico muy elevado; en la que la velocidad media del aire es de 45 metros superior a 8 m/s; se localizan las sierras del sur y este de la provincia; la Sierra del Quintanar, Somosierra, La Pinilla y la Sierra de Ayllón.

En segundo lugar, con un potencial eólico elevado, en el que la velocidad media del aire es a 45 metros del suelo, superior a 7 m/s pero inferior a 8 m/s; las zonas de las estribaciones de las zonas anteriormente señaladas y a la zona Cerro de las Cardosillas.

Y por último, un parque eólico suficiente, en el que la velocidad media del aire a 45 metros del suelo es superior a 6 m./s pero inferior a 7 m./s, estaría situado en zonas más bajas y pequeñas elevaciones aisladas como Peña Morena y la Sierra de Pradales.

La inversión total aproximada correspondería un total de 27.440.000 euros según señala el estudio becado por Caja Segovia, y de estos únicamente un 4% estaría destinado a licencias administrativas, un 7% a obra civil, un 14% de conexión a la red eléctrica; y la mayor inversión, la del 75% estaría destinada a los aerogeneradores.

 

Intalaciones solares fotovoltaicas

Otra de las formas de aprovechar la energía solar es mediante las placas fotovoltaicas. La radiación solar incide sobre los módulos fotovoltaicos transformándola en corriente alterna a través de la red.

Según la aplicación de la energía podemos distinguir dentro de las Instalaciones fijas y las Instalaciones de seguimiento. La diferencia entre ambas es que en la primera instalación las placas permanecen inmóviles y en la segunda las placas tienen un dispositivo electrónico que optimiza la radiación solar según la hora del día.

Casi la totalidad de la provincia de Segovia se encuentra en una zona en la que la radiación solar media diaria oscila entre los 4 kWh/m2 y 5 kWh/m2; lo que significa que Segovia tiene una radiación de las más altas del norte peninsular y de toda Castilla y León.

El coste de inversión aplicable de las instalaciones fijas rondan las 410.000 euros mientras que la inversión de la instalación de seguimiento se acercan a los 52.000.000 euros.

 

Instalaciones biomasa

En este caso nos referimos a los residuos vegetales y animales que pueden ser utilizados como combustible para la producción de energía. La diferencia entre las diferentes tecnologías de aprovechamiento de la biomasa radica en el uso final de la energía producida que puede destinarse a aplicaciones térmicas (generación de calor y agua caliente) o eléctricas (generación de electricidad).

El hecho de que en Segovia abunde el sector agrícola y la superficie cultivada, hace más propicia su implantación. El cereal es el cultivo predominante, principalmente cebada, aunque también hay grandes cultivos de girasoles y superficies arboladas de pino.

En la provincia se pueden establecer diferentes zonas: Tierra de Pinares, Segovia, Sepúlveda y Tierra de Ayllón.

¿Cuánto se necesitaría para llevar a cabo este proyecto? En este caso, la cuantía se elevaría hasta 18.000.000 euros, de los que el 3% se dedican a licencias, el 12% a la conexión con la red eléctrica, el 20% a la obra civil y el 65% al equipamiento necesario.

 

Instalaciones biogás

Por otro lado, la última forma de conseguir energía, que señala la beca de investigación de Caja Segovia, es el biogás. Un producto gaseoso resultante de la digestión en ausencia de oxígeno de compuestos orgánicos. Su composición varía según la materia orgánica de partida y contiene entre 50-70% de metano, 30-40% de dióxido de carbono, pequeñas cantidades de hidrógeno y otros gases.

Su funcionamiento parte de un 70% de deyecciones ganaderas y un 30% de materia orgánica que tras pasar por los digestores y un motor de cogeneración, acaban convirtiéndose en energía eléctrica y térmica. La última parte, el producto ya digerido puede ser utilizado como abono para el campo.

Por la multitud de explotaciones ganaderas y puesto que la rentabilidad de este tipo de instalaciones se ve afectada por la lejanía del recurso ganadero las zonas adecuadas serán serán aquellas que posean gran concentración de purines, como Navas de Oro, Zarzuela del Pinar, Fuentepelayo y Navalmanzano; Escarabajosa de Cabezas, Cantimpalos y Encinillas; Cantalejo, Cabezuela, Veganzones y Turégano; y Chañe y Chatún.

Unos 9.000.000 de euros se estiman necesarios para una planta de biogás, de lo sque el 5% corresponden a licencias, 10% a conexión a la red eléctrica , un 15% a la obra civil y un 70% a equipamientos.

Aunque todo esto, no sería factible sin la aplicación de una serie de medidas orientadas a favorecer el ahorro energético y el desarrollo de empresas y técnicos cualificados que puedan dar respaldo a las nuevas instalaciones en la provincia; tales como campañas de ahorro energético, ya que como el estudio de las necesidades energéticas de la provincia de Segovia señala, nuestra provincia es la que mayor consumo doméstico lleva a cabo en Castilla y León. Si todas las provincias de la Comunidad han conseguido estabilizar o disminuir su consumo, Segovia lo aumenta constantemente.

Además, el estudio suma la creación de la Agencia Provincial de la Energía en Segovia; la agilización del cumplimiento de los planes energéticos y llevar a cabo la Estrategia Regional de Desarrollo Sostenible.

Pero, ¿qué repercusión socioeconómicas tendrían las nuevas instalaciones en las perspectivas energéticas de Segovia? La situación insostenible en la que el consumo en Segovia triplica la producción se paliaría consiguiendo disminuir el consumo y aumentar la producción.

La energía eólica haría necesaria la implantación de grandes espacios, que normalmente suelen llevarse a cabo en polígonos industriales en el entorno rural. Fomentar el desarrollo de nuevas instalaciones eólicas en Segovia atraería a empresas del sector.

Para cubrir el desarrollo del Plan Eólico de Castilla y León, se preveen en Segovia la creación de 476 empleos, de los cuales 52 serían técnicos, 328 especialistas y 96 sin cualificar. A esto, se sumarían 24 puestos de empleo al año, dedicados para tareas de mantenimiento y explotación. Sin embargo, los mayores beneficios de un parque eólico no se reducen al número de empleos, sino que provienen directamente de los ingresos que reciben por impuestos, concesión de licencias municipales y alquiler de terrenos.

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, la promoción de parques en zonas rurales de la provincia favorecería la creación de empresas instaladoras y encargadas de mantenimiento en los municipios cercanos a las instalaciones. Estas empresas generarían empleos estables con una plantilla variada; Titulados superiores, el 32%; Encargados, el 9%; Oficiales, el 28%; Técnicos medios, el 18%; y auxiliares, el 13%:

Los aspectos más destacables del desarrollo e implantación de instalaciones de biomasa y biogás en la provincia son el fomento empresarial y desarrollo tecnológico. El apoyo y las inversiones en este sector favorecerían la creación y desarrollo de negocios en torno a la gestión de residuos y sistemas logísticos. También surgirían empresas dedicadas a la explotación, control o mantenimiento de las instalaciones energéticas.

Como hemos podido observar, el estudio deja claro que Segovia tiene recursos naturales suficientes para desarrollar las energías renovables. La situación para la energía eólica en Segovia perfila la provincia como eje fundamental para el desarrollo energético de la provincia; además de que la implantación de las novedosas formas de la biomasa y el biogás, constituirían un importante paso para el desarrollo en I+D+i.

Por último, es necesario que conjuntamente adoptemos medidas de reducción de consumo y acometamos con el apoyo de las instituciones las inversiones mencionadas con el fin de incrementar la producción, y equilibrar junto a la concienciación social, la balanza con el consumo.

El objetivo a largo plazo será la autosuficiencia energética de la provincia. ¿Veremos una Segovia que consume lo que produce y no más? ¿Seremos algún día una provincia autosuficiente?