Agentes de la Guardia Civil de Tráfico realizaron durante la semana del 15 al 21 de agosto 140.299 controles de velocidad en las carreteras de Castilla y León, en el marco de la campaña de puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico para frenar uno de los factores determinantes en la accidentalidad en carretera, según un comunicado.

El resultado de esos controles es que se han presentado 5.361 propuestas de denuncia, un 3,82% del total de controles realizados. Por provincias, León presentó los datos más altos de denuncias, con un 8,62%, ya que se presentaron 1.960 denuncias de los 22.731 controles efectuados.

Le siguieron Palencia, con el 4,93% (451 denuncias de 9.145 controles); Burgos, con el 4% (810 de 20.266); Zamora, con el 3,45 (620 de 17.951 controles); Salamanca, con el 3,28% (278 denuncias de 8.472 pruebas); Segovia, con el 2,81% (360 de 12.828); Valladolid, con el 2,3% (500 denuncias de 21.742 controles); Ávila, con el 1,42 (309 de 21.784); y Soria, con el 1,36%(73 denuncias de 5.380 controles).

Esta campaña es consecuencia de que la velocidad es un factor desencadenante de accidentes y, en todo caso, agrava sus consecuencias. Además, evita los excesos de velocidad y mejora la fluidez de la circulación. La DGT recuerda que la diferencia de tiempo, si se respetan los límites, “no es significativa”, ya que a 120 kilómetros por hora en un viaje de 300 kilómetros solo se ahorran 20 minutos respecto de si se hace a 140.

Igualmente, viajar a la velocidad legalmente establecida supone un ahorro significativo de combustible. Un aumento del 20% de velocidad significa un incremento del 44% en el consumo de combustible. Según la DGT, es pasar de ocho a 11,5 litros en 100 kilómetros.

Por último, la velocidad excesiva influye, en caso de atropello, en la mortalidad de peatones y ciclistas. A 30 kilómetros por hora tan solo muere el cinco por ciento de los peatones atropellados, mientras que a 50, la proporción se acerca al 50% y, a partir de 80 kilómetros por hora, prácticamente es del 100%.

 

Datos de Segovia

El 2,8 por ciento de los vehículos controlados fueron sancionados durante la última campaña especial de velocidad que se desarrolló entre el 15 y el 21 de agosto pasados. En total, la Guardia Civil realizó 12.828 controles y 360 automóviles circulaban a una velocidad que excedía a la permitida.

La campaña se enmarcó en la que desarrollará la Organización Internacional de Policías de Trafico (TISPOL) en más de 25 países europeos, y participaron las policías locales de la provincia.

La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, insistió en “la necesidad de cumplir con los límites de velocidad para evitar accidentes en las carreteras”.