Con motivo del Día Mundial del Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre, el Registro Regional del Sida de Castilla y León ha mostrado, a fecha 30 de junio de 2012, que hay un total de 2.991 casos acumulados en la región, con una tasa acumulada de 1.169,06 casos por millón de habitantes. En la provincia de Segovia, el número asciende a 99 y la tasa por millón de habitantes es de 603.

El lema elegido en esta ocasión, que además estará vigente hasta 2015 cuando se plantea alcanzar los objetivos mundiales en relación con el sida, es ‘Llegar a cero’, poniendo así el énfasis en la visión de ONU/Sida de lograr “cero infecciones por VIH, cero discriminación, cero muertes relacionadas con el sida”.

La situación de CyL de cara a la celebración de esta jornada de sensibilización y concienciación sobre la enfermedad indica que los casos registrados durante el primer semestre de 2012 son tres frente a los 24 de 2011; los 45 en 2010; 65 declarados en 2009; y en 2008, 35 nuevos casos de sida.

Por sexos, el 78,5% de los casos corresponden a varones y el restante, a mujeres, mientras que en lo referido a grupos de edad, el que recoge una mayor afectación acumulada desde el inicio de la epidemia es el que se sitúa en la horquilla de entre 25 y 40 años; sin embargo, los datos 2009, de 2010 y de 2001 reflejan cambios al respecto, ya que más del 60% de los nuevos casos corresponden a personas mayores de 40 años.

Esa modificación de hábitos se repite en los referido al comportamiento de riesgo más frecuente en el que, el primer lugar acumulado, lo ocupan los usuarios de drogas intravenosas, que representan el 65,3% de los contagios en Castilla y León. Últimamente, la transmisión heterosexual se ha convertido en el principal comportamiento riesgo, con el 34,21% de los 65 casos de 2009; el 42,22% de los 45; y de un 25% provisional sobre los 24 nuevos casos declarados el año pasado.

De estos datos se deduce que la epidemia de sida es actualmente como una enfermedad de transmisión sexual, ya que los casos que tienen su génesis en comportamientos de riesgos sexuales, sean heterosexuales u homosexuales, superan a los que tienen su causa en el uso de compartido de utensilios para la administración de drogas intravenosas.

En cuanto a la detección precoz de la enfermedad, los datos de 2011 indican que el 58,33% de los diagnósticos de sida coincide con el descubrimiento de la condición de portador del VIH por parte del paciente (en 2010, el porcentaje fue del 63,16% y en 2009, del 53,3%); ese casi 60% de personas diagnosticadas el año pasado llevaban una media de diez años infectados por el virus (período medio de incubación de la enfermedad).

Por ello, además del acceso a la detección de la enfermedad a través de los recursos asistenciales del Sistema Regional de Salud, la Junta de Castilla y León, a través de un convenio entre la Consejería de Sanidad y el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León, mantiene un programa de accesibilidad, rápido y confidencial, a la prueba rápida del VIH en 16 farmacias repartidas por las nueve provincias de la Comunidad.

Entre enero y noviembre de este año, las analíticas realizadas a través de estos test rápidos han sido 2.057, repartidas de la siguiente forma entre las provincias castellanas y leonesas: Ávila, 63; Burgos, 264; León, 328; Palencia, 98; Salamanca, 508; Segovia, 79; Soria, 86; Valladolid, 571; y Zamora, 60.