Los casos de ‘bullying’ -ascoso e intimidación entre alumnos- certificados y comprobados se duplicaron en los centros educativos de Castilla y León en el curso 2010-11 con respecto al anterior, al pasar de 17 a 39, según los datos presentados en el XI Pleno del Observatorio para la Convivencia Escolar de Castilla y León. Por su parte, el número de posibles casos detectados en los centros se mantuvo igual, con 174.

Por provincias, en Burgos y Valladolid se registraron 12 casos, respectivamente, diez en Salamanca, dos en Palencia, dos en Segovia y uno en León.

Los casos de ‘ciberacoso’ disminuyeron, al pasar de cuatro a tres, y también el número de alumnos con expedientes abiertos, de 1.083 a 958. Valladolid fue la provincia que registró mayor número de estudiantes con expedientes abiertos, 206, seguida por Burgos (167), León (129), Segovia (97), Zamora (83), Salamanca (79), Ávila (78), Palencia (69) y Soria (50).

Fuentes de la Junta destacaron un aumento durante el curso de las actuaciones que los centros llevan a cabo para mejorar la convivencia y prevenir los conflictos y se felicitaron porque se produjo un descenso generalizado de las incidencias registradas en los centros educativos y el alumnado implicado y, entre ellos, los estudiantes reincidentes. Las conclusiones de su informe inciden en que la situación de la convivencia escolar en Castilla y León es “correcta”. “Los centros han incrementado el control de las incidencias relacionadas con la convivencia y, aunque los colegios e institutos que comunican incidencias han experimentado un ligero incremento, los datos corroboran que el total de las mismas disminuye muy significativamente con respecto al curso anterior”, explicaron.

En concreto, un total de 250 centros de la autonomía abrieron expedientes en el curso 2010-11, lo que supone un 22,47 por ciento, frente a los 272 -un 24,26 por ciento- del curso anterior. Sólo 18 centros realizaron más de diez expedientes, el 1,61 por ciento, cinco menos que en 2009-10. Asimismo, en el último curso se abrieron 1.190 procesos de acuerdo reeducativo, 122 más que en el anterior, y 1.085 procesos de mediación, 30 más.

En cuanto a la tipología de las incidencias, que alcanzaron un total de 26.877, el 80,69 por ciento estuvo relacionado con el desarrollo en las tareas académicas (disrupción escolar), lo que supone un descenso de apenas una décima y media con respecto al curso 2009-10. El 11,98 por ciento de las incidencias se refirió a las relaciones entre el alumnado y el 2,68 restante, a las relaciones directas con el profesorado.

El número de alumnos con comportamientos reincidentes disminuyó de los 3.803 del curso 2009-10 -un 1,09 por ciento- a los 3.388 del curso 10-11 -un 0,97 por ciento-, y el de ‘multireincidentes’ también experimentó una bajada, de los 1.761 a los 1.581. En cifras globales, el 2,44 por ciento del alumnado se vio implicado en las incidencias comunicadas por los centros en el pasado curso, lo que supone medio punto porcentual menos con respecto al anterior.

Por lo que se refiere a los centros de la Comunidad, 667 comunicaron incidencias (un 59,8 por ciento), frente a los 659 del curso anterior (un 58,79). 34 fueron los centros con 50 o más alumnos con incidencias, frente a los 51 de 2009-10, y 694 los centros con menos de cinco alumnos con incidencias, 84 más que en el curso anterior.

Por provincias, el 74,29 por ciento de los centros de Burgos comunicaron incidencias, seguido por el 66,67 de Segovia, el 65,22 de Soria, el 62,63 de Valladolid, el 56,94 de León, el 55,15 de Salamanca, el 55,06 de Ávila, el 53,68 de Palencia y el 50,49 de Zamora.

«Más de 1.500 alumnos que presentaban incidencias el pasado curso dejan de hacerlo, 500 dejan de reincidir en sus comportamientos negativos y 200 ya no presentan incidencias con carácter multireincidente», remarcaron desde el Gobierno autonómico. Asimimso, reseñaron que durante el curso 2010-2011, los centros educativos de Castilla y León aumentaron el carácter innovador en sus actuaciones correctoras. De esta forma, las actuaciones que incluyen procesos de acuerdo reeducativo y mediación, se elevaron en cerca de dos puntos porcentuales sobre el dato del curso anterior.

 

Actuaciones

El informe presentado en el pleno también desgranó las actuaciones de apoyo a los centros y a la comunidad educativa, como la distribución de más de 1.300 ejemplares de ensayos dedicados a la mejora de la convivencia y el trabajo en el aula o la aplicación del programa de asistencia jurídica al profesorado y el alumnado en 67 casos.

Asimismo, durante el curso 2010-11 se consolidaron los niveles de implantación del programa Iesocio, una herramienta informática dirigida a los centros de Secundaria y FP para prevenir las posibles situaciones de acoso mediante el fortalecimiento de las posibles víctimas a través de sus compañeros de grupo. Los centros manifestaron un nivel de satisfacción global con el programa de un 6,53 sobre diez y la valoración que hicieron de los aspectos técnicos y de la eficacia del programa fue del 6,11 y del 6,78, respectivamente.

En el campo de las buenas prácticas en la convivencia escolar y entre el alumnado, se convocaron y fallaron dos premios distintos, a las buenas prácticas de convivencia escolar, que ganaron centros de Ávila, León y Valladolid, y a la convivencia entre el alumnado, que se entregaron a título personal a tres alumnos, dos de Valladolid y uno de Segovia.

En cuanto a la formación dirigida a alumnos, ayudantes y mediadores, se realizaron once cursos en 97 centros, a los que asistieron 642 alumnos y 168 profesores. En formación dirigida a coordinadores de convivencia se realizaron tres cursos con 614 plazas y en formación dirigida al profesorado se pusieron en marcha las dos fases del programa Violencia Tolerancia Cero, en las que participaron más de 330 profesores.

Para terminar, y dentro de las actividades de convivencia en los centros, en el curso 2010-11 se pusieron en marcha 6.312 actividades y 1.513 proyectos de trabajo global en los centros educativos de Castilla y León, frente a las 5.867 y 1.586 del curso anterior.

La provincia de Valladolid encabezó el número de actividades de convivencia organizadas, con 979; seguida por Salamanca (885), Burgos (873), León (799), Ávila (700), Palencia (622), Zamora (568), Soria (455) y Segovia (431).

Durante el curso 2010-11, más de tres de cada diez actividades de convivencia desarrolladas en los centros estuvieron coordinadas directamente por la figura conocida como ‘coordinador de convivencia’.