Las obras de rehabilitación de la iglesia románica que comenzaron en septiembre de 2009, han concluido, invirtiéndose 360.389,33 euros.

La Consejería de Fomento ha invertido 360.389,33 euros en las obras, que han puesto en valor elementos arquitectónicos como el artesanado de madera de la nave, las ventanas románicas del ábside y la sacristía que se encontraban ocultos. Además se ha recuperado el atrio de entrada al templo que había desaparecido hace años.

La Iglesia de El Cubillo está dedicada a San Juan Ante Portam Latinam o San Juan Apóstol. Es del siglo XII y conserva de esta época su cabecera de semitambor. Es un edificio románico dividido por dos columnas íntegras, en cuyas calles pueden verse tres ventanales adornados con capiteles vegetales.

Los trabajos de rehabilitación han consistido en la intervención integral del edificio, respetando los volúmenes y la arquitectura existente, poniendo en valor los elementos arquitectónicos relevantes y mejorando las condiciones de habitabilidad y funcionalidad del edificio. Se ha recuperado el atrio de la entrada a la iglesia, que se sabe que existió por una fotografía antigua.

En el atrio se ha demolido el falso techo y los tabiques laterales que daban paso al cuarto de calderas y al baptisterio y se han picado y revestido posteriormente con mortero de cal de las paredes interiores. Se ha picado el revestimiento dando lugar a descubrir el arco de la entrada a la nave en su totalidad, al que se le ha realizado una limpieza.

 

Los hallazgos

Al realizar trabajos de excavación arqueológica en el suelo del antiguo cuarto de calderas han aparecido tumbas antropomórficas, que se han dejado a la vista. La dirección de la obra decidió colocar rejas de acero en el lugar de la antigua tabiquería para dar paso al baptisterio y a la zona dichas tumbas.

Se ha sustituido la puerta de acceso a la nave por otra de madera y se ha puesto en valor los elementos arquitectónicos de la nave, como el ábside y la sacristía, que se han ocultado a lo largo del tiempo por distintas vicisitudes, al limpiar, tratar y dejar a la vista el artesonado de madera.

Otro de los trabajos realizados en el templo ha sido el traslado del retablo principal a un lateral de la nave, junto con el altar existente, devolviéndolo a su lugar bajo el retablo principal.

En el revestimiento del templo se ha realizado un picado manual en las zonas de valor arquitectónico y elementos de piedra labrados y eliminación mecánica en el resto de zonas. Y se ha mejorado las condiciones de la torre al instalar una escalera interior metálica, demoler el frontón que existía en su parte exterior y reparar las grietas que tenía.

En cuanto al tema de la instalación eléctrica y de telefonía, la Administración regional ha eliminado el cableado exterior de las fachadas del templo, al instalar postes en la calzada pública, y el del interior mediante la instalación de rozas de muros.

También, se han eliminado las farolas existentes en las fachadas y se ha instalado una nueva iluminación mediante focos proyectores de baja potencia situados en el suelo, para el ábside y la fachada principal.

La Consejería de Fomento ha instalado un nuevo sistema de calefacción, con insonorización de los conductos mediante un doble tubo con aislante acústico, que mitiga el ruido de la caldera.