La Plaza Mayor de Segovia comienza a lucir ya nuevo arbolado tras los trabajos de tala y extracción de las antiguas y malheridas acacias. Se trata de la sustitución de las diez Acacias de bola (Robina umbraculífera) y de Acacia del Japón (Sophora japonica) que ya ha sido llevada a cabo por la Concejalía de Medio Ambiente y bajo la supervisión de la titular del área, Paloma Maroto.

En total se han sustituído diez ejemplares por otros árboles, todos de la misma especie. En el caso de la acacia del Japón, plantada hace años, la experiencia ha demostrado que es un árbol con ciertas debilidades para la seguridad en el entorno urbano, por sus ramas quebradizas. No obstante dado que se trata de ejemplares más jóvenes se intentará extraer para su transplante en otras zonas de la capital, aunque necesitarán de un tratamiento previo.

Esta circunstancia, unida a la idea de que es razonable mantener las «tradicionales» acacias tan ligadas a la imagen de la Plaza Mayor a las que los segovianos están acostumbrados, es lo que hace que el Ayuntamiento decida plantar diez acacias de bola. Además, este tipo de árboles presentan un porte que se acomoda muy bien al lugar, al espacio y a las características de la plaza.

El proceso de renovación del arbolado de la Plaza Mayor se ha prolongado, aproximadamente, entre tres o cuatro semanas. Los trabajos han consistido en el desramado previo, tala en su caso o extracción para su posterior transplante, y el destoconado. Una vez que el alcorque quedó libre se plantaron los nuevos ejemplares con un perímetro de tronco aproximado de entre 18 y 20 centímetros.

Tras esta intervención, y según fuentes municipales, la Plaza Mayor presentará el mismo tipo de arbolado, homogeneizando la imagen y los cuidados que requerirán, para su crecimiento, desarrollo y mantenimiento, por parte del personal de la Concejalía de Medio Ambiente.