El Plan Integral de Apoyo a la Competitividad del Comercio Minorista de España 2013, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 7 de junio, ha sido analizado esta mañana en una reunión a la que han asistido el delegado de Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz; el presidente regional de Conferco, Juan Manuel Muñoz García; el presidente de la Federación Empresarial Segoviana, Pedro Palomo; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Francisco Javier López Escobar, y varios representantes de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE).

Ramiro Ruiz, ha explicado los objetivos que persigue esta reunión, entre los que se encuentran la puesta en valor de las medidas que está desarrollando el Gobierno con respecto al comercio minorista, y escuchar a los profesionales de este sector en Castilla y León, que supone un 5% del Producto Interior Bruto (PIB) de nuestro país, y que da trabajo a 150.000 personas en España. Además, los datos de 2010 de la Contabilidad Regional de España (CRE), que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), ponen de manifiesto que el sector del comercio y reparación representa en Castilla y León el 9,4% del Valor Añadido Bruto (VAB); integrado por 41.168 empresas, que suponen un 25% del total de empresas existentes en la comunidad. Estas cifras, hacen que el comercio minorista se conforme como un sector estratégico para la generación de empleo, la vertebración de la actividad económica de las ciudades, en estrecha relación con el sector turístico y con el emprendimiento.

El Plan, coordinado por el Ministerio de Economía y Competitividad con el apoyo de otros siete ministerios, “favorecerá el resurgir del sector”, como ha apuntado el delegado del Gobierno en Castilla y Léon, quien ha explicado también que esta iniciativa contiene un total de treinta medidas para impulsar la competitividad del comercio, y se estructura en diez líneas de actuación fundamentales.

La innovación ya la competitividad del pequeño comercio, es la primera de las líneas de actuación que contempla este plan. En ella se incluyen medidas para impulsar la incorporación del pequeño comercio a la venta a través de Internet con iniciativas como el programa “¿Vendes en Internet?”, con el que se impulsará la formación y el asesoramiento sobre comercio electrónico. Dentro de esta misma línea, se pondrá en marcha también un programa de ayudas de 10,5 millones de euros para asesoramiento e implantación de soluciones de comercio electrónico, cuya convocatoria se desarrollará a través de RED.es.

El conocimiento de la realidad y las demandas de las áreas comerciales del centro de la ciudad, es otro de los objetivos que persigue la línea destinada a los centros comerciales abiertos y mercados municipales. Para ello se establecerá un nuevo régimen jurídico que dinamice la actividad de las áreas tradicionales urbanas. Además se destinarán 1,5 millones de euros en ayudas para el acondicionamiento y promoción de los mercados municipales y las áreas comerciales localizados en zonas de gran afluencia turística.

El Plan contempla también importantes novedades en el ámbito del apoyo financiero para facilitar el acceso al crédito, e incluye la modificación del Real Decreto del 30 de noviembre de 2009, del Fondo de Ayuda al Comercio Interior (FACI), con el fin de poner a disposición de los comerciantes casi treinta millones de euros en préstamos de forma ágil y acorde con sus necesidades actuales, para apoyar sus inversiones y dotarles de liquidez de gastos corrientes.Se reduce el valor mínimo requerido para la financiación de proyectos de este Fondo, desde 150.000 a 30.000 euros, y se permite destinar hasta el 50 por 100 del importe solicitado a gastos corrientes, entre otras novedades. La financiación podrá alcanzar hasta el 80 por 100 de la inversión, con un importe máximo de 640.000 euros por proyecto.

La formación para el fomento del relevo generacional, la promoción comercial y reactivación de la demanda, la internacionalización y la formación, el empleo y la seguridad conforman otras de las líneas de actuación de este plan que todos los asistentes han valorado de forma muy positiva. “Las acciones han de ser inmediatas y no se puede perder ni un minuto”, ha concluido el Juan Manuel Muñoz durante su intervención, quien además ha añadido que “estaremos vigilantes y seremos críticos” con algunas de las medidas, si así es necesario.

 

El futuro del sector

Durante la jornada, se ha valorado el futuro del sector del sector del comercio, muy afectado por la crisis y que “está sufriendo una importante presión fiscal por la subida del IVA”, tal y como ha señalado el presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES), Pedro Palomo. A pesar de ello, el delegado del Gobierno en Castilla y León, ha augurado un futuro positivo para el sector, gracias a la “profesionalidad y confianza que transmiten las personas que trabajan en este sector”.

El aumento excesivo de las franquicias, y la falta de relevo generacional, afectan también de forma negativa a la evolución de este sector, pero “es importante saber que el 80% de los comercios en España son minoristas”, tal y como ha apuntado Juan Manuel Muñoz García, por lo que es importante desarrollar medidas como este plan, que otorga posibilidades competitivas al resto de los sectores.