Renfe se defiende ante las críticas surgidas en Segovia por posibles retraso en los trenes Avant que unen a la capital segoviana y a Valladolid con Madrid, y asegura que la puntualidad media del servicio Avant es del 96,6 por ciento, aspecto, según la compañía, de los más valorados por los dos millones de viajeros que ha transportado desde junio de 2011, momento en que se duplicaron las frecuencias desde Segovia y se pasó de siete a diez los servicios desde Valladolid.

En un comunicado, sostiene que la duración del trayecto es de 27 minutos entre Segovia y Madrid y de 65 minutos entre Valladolid y Madrid.

Además, añade que el tren de las 7 horas entre Segovia y Madrid, ha llegado con una media de 1,13 minutos de adelanto sobre el horario previsto entre el 1 de octubre y el 3 de noviembre de 2012, mientras que entre el 22 y el 31 de octubre se produjeron incidencias mínimas en este tren de 7 y 6 minutos, respectivamente, con respecto al horario previsto de llegada debido a la locomotora que explora la vía por seguridad antes de la circulación de este tren.

Asimismo, añade que en el período transcurrido entre el 1 de octubre y 3 de noviembre de 2012, han circulado 600 trenes Avant en la línea Madrid-Segovia-Valladolid, de los cuales 486 de estos trenes (el 81 por ciento) han llegado adelantados y 561 (el 93,5 por ciento) lo hicieron a su hora (según normas internacionales, en este tipo de servicios se considera un tren llegado a la hora cuando llega con menos de 3 minutos de retraso).

En el mismo periodo, y haciendo la media de las diferencias entre la hora real y la hora programada de los 600 trenes resulta que, por término medio, los trenes Avant de Madrid a Segovia y Valladolid han llegado a destino con más dos minutos de adelanto, sostiene Renfe.