El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, ha insistido en su petición de que la Justicia amplíe la investigación sobre Caja Segovia a todo su proceso de integración en Bankia en lugar de limitarse al caso de las prejubilaciones millonarias de directivos. En su opinión, tanto el juez que instruye la causa como el fiscal están dando “palos de ciego” con la más que probable citación como imputados de todos los miembros del Consejo de Administración, incluido el primer edil, que considera más importante averiguar “quién se ha llevado el dinero” de la extinta entidad financiera segoviana. 

“Al final, acabo con un tiro en la nuca”, dijo Arahuetes por su insistencia en reclamar que se investigue todo el proceso porque, en sus propias palabras, “sería una vergüenza” que se terminara archivando. En este sentido, subrayó que Caja Segovia arrojaba “en torno a 30 millones de euros de beneficios anuales” y “en cuestión de horas”, tras su integración, “asumió 20.000 millones de pérdidas”.

Arahuetes hizo estas declaraciones, recogidas por Ical, durante una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Segovia tras ser preguntado por la reciente petición de la Fiscalía de que declaren como imputados todos los miembros del Consejo de Administración y el Comité de Retribuciones de Caja Segovia por las prejubilaciones de directivos. El caso lleva abierto dos años, después de que UPyD denunciara que nueve directivos de la caja percibieron o percibirán entre 30 y 40 millones de euros por indemnizaciones aprobadas antes de la integración en Bankia.

“Yo creo que es empezar la casa por el tejado”, opinó en referencia a la solicitud de imputaciones del fiscal. “Para investigar cualquier hecho ilegal o irregular hay que ver a quién beneficia, así de sencillo. Por tanto, entiendo que no están buscando a los beneficiarios de esa situación, sino que están dando palos de ciego”

El primer edil señaló que “hay personas que se han beneficiado” e “instrumentos claros de manipulación de esas situaciones”. “Yo sé quién se ha beneficiado y todo el mundo lo sabe, por tanto, los que tengan que dar las explicaciones oportunas… Y yo daré la explicación que siempre he dado”, avanzó sobre lo que declarará ante el juez si finalmente le cita.

 

Su relato

“Yo solicité una junta extraordinaria del Consejo de Administración, fui el único que la solicitó, y se convocó con un único punto en el orden del día, que era informar al Consejo de Administración de las retribuciones de los órganos de dirección de Caja Segovia”, relató Arahuetes. “Cuando se dio esa información yo dije expresamente, y tiene que figurar así en el acta, que era la primera vez que se informaba al Consejo de Administración de las retribuciones que habían percibido o estaban percibiendo los miembros del comité de dirección, y al día siguiente presenté la dimisión porque consideraba que yo no tenía que formar parte de un Consejo que era poco transparente, totalmente oscuro y sin criterio público para poder defender lo que en su momento teóricamente había aprobado. Es lo que siempre he dicho y no voy a cambiar mi versión ni antes, ni durante ni después”.

No obstante, sí anticipó que a esta versión le añadirá “detalles” no apuntados públicamente hasta la fecha: “Algún detalle más de ese Consejo de Administración que sí voy a poder dar ante el juez y que no puedo decir aquí, detalles de lo que sucedió y lo que dijeron en ese Consejo de Administración” que solicitó para que se diera cuenta de las polémicas retribuciones a directivos.

En cualquier caso, se mostró crítico con el “café para todos” que supone la posible imputación de todos los integrantes del Consejo de Administración y el Comité de Retribuciones por considerar que el fiscal “mete a todos en un mismo ámbito de actuación” cuando, según aseguró, “no tiene que ver” su conducta “con la de otros miembros”.

 

El antes y el después

En cuanto al proceso global de integración de Caja Segovia en Bankia, recordó el contraste de escenarios entre el antes y el después de la operación. “De unos beneficios de en torno a 30 millones de euros anuales se pasó a una integración en una entidad donde el primer año nos hablaban de unos beneficios de 200 millones de euros, y en unas horas se cambió a 20.000 millones de pérdidas”, resumió Arahuetes para, acto seguido, lanzar una batería de preguntas.

“¿Qué ha pasado con todo el patrimonio de Caja Segovia? ¿Qué ha pasado con todos los beneficios de Caja Segovia? ¿Qué ha pasado con todos los estafados de Caja Segovia? ¿Con todos los accionistas estafados también de Caja Segovia? ¿Eso no lo investiga nadie? ¿Quién se ha beneficiado de toda esa integración? ¿Quién se ha llevado el dinero? ¿Dónde está la investigación? ¿Por qué no investigan?”, prosiguió el alcalde.

“Esto no es nuevo, lo llevo diciendo dos años. Esto es gordo, esto no son los 40 millones que se ha podido llevar el comité de dirección de Caja Segovia, que ya está bien, pero es que lo otro son muchos más millones”, destacó. “Me parecería una vergüenza que se archivara”, y también “que no se investigue todo el proceso de fusión de Caja Segovia con Bankia”.

“Ahí ha tenido que haber, o yo me imagino que ha tenido que haber, muchísimas cosas. Me hago muchas preguntas a las que nadie ha dado respuestas. Dónde está el patrimonio de Caja Segovia, quién se ha quedado con él, dónde están nuestros beneficios, quién se ha beneficiado, quién ha inventado, urdido o imaginado todo lo que ha ido sucediendo en Caja Segovia, su integración, remuneraciones, pérdidas, manejos, etcétera”, insistió el primer edil. 

“Para mí sería una lástima, y para todos los segovianos, que no se llegara al final de todo este entramado. Desde las retribuciones del comité de dirección, del primero al último, pasando por los distintos contactos que hubo por detrás en las distintas integraciones o posibles integraciones de Caja Segovia con distintas entidades bancarias. Hasta el final, que es lo más gordo: dónde están nuestros beneficios en una integración por la que asumíamos unas pérdidas de 20.000 millones de euros”.

“¿O es que también era falso eso?”, dijo en alusión a los beneficios anuales de los últimos balances de Caja Segovia. “Y luego se convierten en acciones, y nadie se pregunta por qué se convierten en acciones que luego no valen ni un céntimo”.

“Pero está muy bien, el alcalde de Segovia imputado, esa es la realidad, me parece estupendo, todos contentos, pero todas estas preguntas se quedan sin resolver: Caja Segovia se queda sin patrimonio, los segovianos nos quedamos sin dinero, los que se han podido enriquecer se han enriquecido. Más no puedo decir, yo creo que ya… al final acabo con un tiro en la nuca en cualquier momento y en cualquier cuneta, pero bueno. Ya se lo he dicho a mi mujer, si algún día acabo con un tiro en la nuca en la cuneta no te preocupes porque esto es normal, porque no me callo ni tengo miedo a ello”, sentenció.