El Centro Integrado de Formación Profesional ha instalado una unidad móvil a la que han acudido 45 empleados pertenecientes a diferentes centros de trabajo de la Junta de Castilla y León para desarrollar diferentes labores en materia de extinción de incendios durante toda la jornada de hoy. Esta iniciativa didáctica, está organizada por la Consejería de Hacienda a través del Servicio de Coordinación y Prevención de Riesgos Laborales de la Dirección General de la Función Pública.

A la presentación de dicha iniciativa, ha acudido Javier López-Escobar, que ha valorado de forma muy positiva esta formación práctica, que ayuda a enfrentarse a un caso de incendio real en interiores y que aporta conocimientos sobre cómo extinguir incendios con un extintor de una forma eficaz. López-Escobar, ha experimentado la sensación de enfrentarse a un incendio real, y ha sofocado el fuego con un extintor, tarea que le ha servido para aprender cómo hacerlo de forma correcta, “es mejor hacerlo de cuclillas que de pié, para minimizar los efectos del humo”, ha explicado el delegado.

Los alumnos experimentarán todas las sensaciones de un incendio producido en interiores y les ayudará a aprender a afrontarlo mejor, superando y minimizando los daños materiales y personales de su centro de trabajo. Durante la formación se dotará al personal de ropa de protección de algodón, así como guantes para evitar salpicaduras.

Las prácticas realizadas por los trabajadores, se dividirán en tres fases. En la primera de ellas, los alumnos se familiarizarán con el uso de extintores (desprecintado, transporte y utilización) y practicarán la extinción de fuego real mediante un extintor de Co2. Al final, el alumno deberá saber cómo actuar ante un fuego de pequeñas dimensiones.

Por otro lado, durante la segunda fase, se enseñará a los alumnos la metodología para acceder a zonas con fuego. Para ello, se realizarán prácticas en el interior de la unidad móvil, que mostrará a los trabajadores cómo orientarse cuando su espacio de trabajo se encuentre inundado de humo, así como a la evacuación de personas presentes en el lugar del siniestro.

Finalmente, durante la tercera fase, los alumnos trabajarán con diferentes tipos de bocas de incendios (BIE), de 25 a 45 milímetros, y entrenarán en los diferentes tipos de lanzas para conocer la mejor manera de aproximarse y proyectar agua sobre un fuego. También podrán observar el funcionamiento de un extintor de agua y de un extintor de polvo polivalente ABC.