Los candidatos municipales del Partido Popular para las elecciones del 22 de mayo se han comprometido a gobernar los ayuntamientos con “un nuevo impulso reformista”, además de primar la austeridad, la transparencia, el diálogo y la solidaridad, según recoge el Manifiesto de la Convención del PP celebrada ayer y hoy en Toledo. También fija como principios de gobierno la regeneración para recuperar el prestigio de las instituciones, la libertad para todos los ciudadanos, la creación de más oportunidades, la confianza en la capacidad de los españoles y la cohesión del país.

Los candidatos a las alcaldías de Barcelona, Alberto Fernández; Sevilla, Juan Ignacio Zoido; Valencia, Rita Barberá; y Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, firmaron y leyeron este documento, suscrito además por el secretario del PP de Castilla y León, y candidato a la Alcaldía de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco. También lo rubricaron los candidatos del PP a los ayuntamientos de Burgos, Javier Lacalle; Soria, María de Mar Angulo; Segovia, Jesús Postigo; Palencia, Alfonso Polanco; Zamora, Rosa Valdeón, y Valladolid, Javier León de la Riva.

Los ‘populares’ aseguraron que su “gran objetivo” para los próximos cuatro años es impulsar la recuperación económica y la creación de empleo para que España cuente con “pueblos y ciudades capaces de generar riqueza y bienestar, que favorezcan la creación de oportunidades, la instalación de nuevos negocios y el empleo”.

A este respecto, en el Manifiesto se incide en que las próximas elecciones municipales son “cruciales” para España porque el país se encuentra sumido en “la crisis más grave en muchas generaciones” debido a la mala gestión del Gobierno socialista. En esta situación, reivindican el papel de las entidades locales, que son las administraciones más cercanas a los ciudadanos y las primeras que atienden sus necesidades pese a su limitada capacidad económica.

El documento destaca que los ayuntamientos son “piezas claves para el futuro y el desarrollo económico y social” de España, y considera “urgente” la adopción de “medidas extraordinarias y transitorias” que palíen sus graves dificultades económico-financieras para que puedan seguir prestando los servicios básicos, así como delimitar claramente sus competencias.

Además, apuestan por una gestión inspirada en los principios de “estabilidad presupuestaria, austeridad del gasto y eficiencia en la gestión de los servicios públicos”, aunque sin descuidar las políticas sociales, la protección y valoración pública de la familia, la mejora del transporte y el cuidado del medio ambiente, los recursos naturales y el patrimonio cultural, así como la seguridad ciudadana.

Finalmente, el PP se comprometió hoy a impulsar la reforma del sector público local, suprimiendo las entidades y subvenciones ineficientes o superfluas, optimizando los procedimientos de contratación pública, simplificando los trámites administrativos con la extensión de las herramientas telemáticas, mejorando la gestión de su patrimonio y luchando contra la corrupción en “todos los ámbitos de la vida pública”. En este sentido, quieren dotar de una “total transparencia” a las normativas urbanísticas, además de simplificarlas y clarificarlas.