Ya han comenzado los primeros estudios de campo para llevar a cabo una auditoría sobre la energía del alumbrado público en Segovia. Esta iniciativa parte del convenio de colaboración firmado el pasado mes de marzo entre el Ayuntamiento de Segovia y la multinacional Philips, con el objetivo de conocer el estado actual y determinar las mejores soluciones técnicas, eléctricas y luminotécnicas que se pueden adoptar para mejorar la clasificación energética de las calles y eliminar la contaminación lumínica.

Actualmente se están tomando los datos de los puntos de luz que existen en toda la ciudad, su altura, distancia, tipo y potencia de las fuentes de luz, el estado de las luminarias y de la instalación eléctrica, y sistema de reducción a media noche, entre otros aspectos. También se está interviniendo en los centros de mando para definir los parámetros eléctricos reales, así como el estado de los elementos que lo componen. Y por último se miden los niveles de iluminación de las calles.

Con toda esta información se podrán obtener los datos suficientes como para establecer los niveles de ahorro posibles después de efectuar los cambios necesarios, con el objetivo de lograr el alumbrado público más eficiente posible.

En estos momentos, la empresa ya dispone de información del alumbrado de los Polígonos industriales de Hontoria y El Cerro, de la carretera de Villacastín y de la avenida de la Constitución, así como de los barrios de Nueva Segovia, El Carmen-La Albuera, San Lorenzo, y San José hasta donde se desplazaba la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto, acompañada de la técnico de Philips, Marisa Rodríguez, y del técnico del Ayuntamiento, Miguel Ángel Moreno.

La empresa ha dejado para el final el alumbrado público del Casco Antiguo, ya que la irregularidad de sus calles y la antigüedad de las instalaciones, centros de mando y luminarias, dificultan la toma de datos.

Para poder realizar las mediciones en los centros de mando es imprescindible encender el alumbrado, por eso durante el día y mientras duren los estudios, es posible ver algunas farolas de la ciudad encendidas.

La empresa ha contratado personal formado en el Instituto “María Moliner” de la capital para realizar la auditoría.

Una vez acabado este trabajo de campo, se analizarán los datos obtenidos y se realizará el estudio correspondiente que evaluará el potencial ahorro y proporcionará información sobre cómo debe ser el alumbrado más eficiente y confortable. Se espera que esta auditoría esté finalizada después del verano.