El 99,6 por ciento de los conductores y pasajeros que fueron controlados por la Guardia Civil durante la pasada semana llevaban puesto el cinturón de seguridad.

La Dirección General de Tráfico puso en marcha una campaña de control del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención de menores en los vehículos, durante los días del 13 al 19 de septiembre, y que coincidió con la actuación similar que está desarrollando la Organización Internacional de Policías de Tráfico en 25 países europeos. Durante estos siete días, fueron controlados 8.499 vehículos.

La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, insistió en que “utilizar el cinturón de seguridad evita muertes y lesiones en caso de accidente de tráfico”, al tiempo que recordó que “el objetivo de la campaña residió en lograr que el uso de los cinturones en todos los asientes del coches sea un hábito”. Además, recordó que en los ocho primeros meses de este año, el 23 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

 

Normativa

El Reglamento General de Circulación obliga al conductor y a los pasajeros, tanto de los asientos delanteros como de los traseros, a llevar correctamente abrochado el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención cuando vaya a realizar cualquier trayecto de vía urbana o carretera.

El incumplimiento de esta norma está tipificado como infracción grave, y se sanciona con multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.

Por último, a los controles del uso de dicho dispositivo se suma la difusión de una cuña divulgativa en la que se recuerda el uso del cinturón de seguridad, tanto si se es conductor, como pasajero, incluso si se viaja en taxi. “Ninguna excusa justifica arriesgar una vida. “Usa el cinturón”.

 

Última campaña

En la última campaña similar, que se desarrolló entre el 7 y el 13 de septiembre de 2009, el 99 por ciento de los conductores y pasajeros en la provincia llevaban puesto el cinturón de seguridad. En total, la Guardia Civil controló 6.568 vehículos.

Mientras, no utilizar el cinturón ha conllevado en la provincia, desde que se puso en marcha el carné por puntos, en julio de 2006, y hasta agosto de este año, un total de 2.953 sanciones, con las que se detrajeron 8.859 puntos.