Una pancarta en la que se podía leer ‘No a la reforma constitucional sin referéndum’ encabezaba una manifestación que, convocada por el Foro Social y el movimiento 15M de Segovia, no consiguió reunir ayer por las calles de Segovia a demasiados participantes. Según fuentes del Foro Social, cerca de un centenar de personas.

Sonido de tambores para comenzar con una concentración que, desde la Plaza del Azoguejo, protestó por la reforma de la Constitución sin referéndum a través de un recorrido que pasó por la sede del PSOE en el Salvador, donde se llevó a cabo la lectura de un comunicado; el Acueducto, donde se escenificó la muerte de la democracia; a través de la calle Real llegó a la sede del PP en la Plaza Mayor, donde se leyó un nuevo comunicado; y finalmente ante la sede de la Subdelegación del Gobierno de Segovia. Este fue el punto y final para una manifestación que animaba a seguir con las movilizaciones hasta coseguir ‘una Democracia participativa’.

Las críticas se centraron en la falta de un referéndum popular ante la votación que se realizará hoy en el Congreso de los Diputados sobre una reforma en la Carta Magna. «Es una vuelta de tuerca en la cadena infame de leyes contra los trabajadores y trabajadoras que se están aprobando. Nuestro absoluto rechazo y exigimos una retractación urgente ante la repercusión social, ambiental y política que puede conllevar una medida de esta naturaleza», señalaba hace unos días el Foro Social a través de un comunicado.

Los ‘indignados’ consideran «el ataque más importante sufrido por los estados por parte de los mercados tras la Segunda Guerra Mundial». Una decisión que, añaden, «quiere mostrar la sumisión del estado a los mercados, en detrimento del bienestar social».