La consejera de Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, ha puesto a Castilla y León como ejemplo del crecimiento económico, más elevado que el conjunto de la nación y donde se ha aplicado una reducción fiscal a los ciudadanos.

Del Olmo participó en Segovia en el Foro ‘Trabajando para la recuperación’, organizado por el PP de Castilla y León con el fin de recoger aportaciones para el programa electoral con el que la formación se presentará a las elecciones locales y autonómicas de mayo.

En su intervención, señaló que Castilla y León es un ejemplo de “solvencia financiera, crecimiento económico, austeridad y eficacia en la gestión de los presupuestos, que a lo largo de esta legislatura han movilizado 41.589 millones de euros”.

La máxima responsable de las cuentas regionales hizo hincapié en la dificultad de alcanzar estos logros en un momento de crisis económica como el actual. Además, recordó que a esos éxitos hay que sumar el cumplimiento del objetivo de déficit para 2010. “Castilla y León cerró el año pasado con una desviación del 2,31por ciento respecto al PIB, por debajo del 2,83 por ciento de media de las comunidades y a mucha distancia del 5,66 por ciento que registró la Administración del Estado”, indicó.

Además subrayó que no se han descuidado los servicios básicos como la sanidad, la educación y la atención a la dependencia, por lo que aprovechó para criticar al gobierno socialista que, según dijo, “no garantiza los recursos que necesita la comunidad”. “El nuevo sistema ha empeorado la financiación de Castilla y León, hasta el punto de que en 2011 los fondos comunicados por el Estado se sitúan 300 millones de euros por debajo de los de 2006”, ha sentenciado.

 

Menos fiscalidad

Pero además puso de manifiesto la bajada de impuestos llevada a cabo “mientras el Gobierno socialista los sube”. Haciendo balance de la legislatura recordó que los castellanos y leoneses se han “ahorrado 1.400 millones de euros en impuestos autonómicos en cuatro años”.

Además quiso defender el modelo de estado de las Autonomías y señaló que las autonomías “no somos las responsables de todos los males, porque únicamente generamos el 30 por ciento del déficit del Estado a pesar de que realizamos el 50 por ciento del gasto”, lo que le llevó a concluir que las desviaciones del déficit son responsabilidad principal del Gobierno de España”.

La consejera presidió la mesa de trabajo sobre Hacienda, que estuvo moderada por el jefe de información de El Norte de Castilla, José Ignacio Foces; y participaron el presidente de Empresa Familiar de Castilla y León, Ginés Clemente; María Isabel de Blas, presidenta de la Cámara de Contratistas de la comunidad; el presidente de Castilla Termal Hoteles y el Grupo Olmedo Hoteles, Roberto García, y el vicepresidente del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de la región, Jesús Ortega Paunero.