A partir del 29 de septiembre, y cada sábado hasta el 27 de octubre, la estación de Villalba verá partir a un tren diferente, el tren turístico ‘Río Eresma’ que dará la posibilidad de efectuar un viaje diferente por la Sierra de Guadarrama, hacia el apartadero de Tablada, que posteriormente introducirña a los pasajeros en la montaña, por el túnel de Tablada, uno de los pasos ferroviarios más altos de España. Tras atravesar la sierra, y ya en la ladera segoviana, los ocupantes del tren efectuarán un viaje entre los pinos del Valle del Río Gudillos, pasando por los municipios de San Rafael y El Espinar, prosiguiendo el camino por la Sierra de Quintanar y las dehesas de sus faldas, hacia Riofrío, lo que, finalmente, les permitirá contemplar, al fondo, la ciudad del Acueducto.

Este tren, cargado de histórica, se mantiene fiel a su época. Inaugurado en julio de 1988, mantiene su trayecto por vía férrea, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Segovia, Renfe y Adif, entre otros organismos. En concreto se trata del modelo UT 440.096, conocido popularmente como Las eternas Azulonas, un total de 255 trenes, distribuidos por la geografía española que proporcionaban 160 plazas a los viajantes. La construcción de la línea corrió a cargo de la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, que decidió construirla para tener una alternativa a la línea principal que pasa por el Puerto de La Cañada y Ávila en su camino hacia Irún y la frontera con Francia. Desde su construcción no tuvo grandes tráficos, pero si contaba con algún expreso, tren de mercancías, ómnibus, hasta los regionales de nuestros días.

Ahora, para mantener este servicio, la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid se encarga de las labores de manutención de estos ‘Trenes Históricos’ desde 1995. Desde ese momento se han venido llevando a cabo serias políticas de mantenimiento, en las cuáles, “la seguridad y la fiabilidad del material se encuentra a la orden del día”, aseguran fuentes de la organización de este servicio . “Cada vehículo que mantiene esta entidad está sometido a unos planes de mantenimiento regidos por normativas de especial aplicación a este tipo de trenes reguladas por el Ministerio de Fomento, en su defecto, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF)”, reiteran desde esta asociación.