La Asociación de Trabajadores Autónomos de Castilla y León, ATA Castilla y León, considera que las cifras muestran que 2010 “ha sido un mal año para el empleo en Castilla y León. Según su presidenta, Soraya Mayo, “mientras no seamos capaces de frenar la sangría de autónomos y empresas y de generar nuevas y sólidas iniciativas emprendedoras la región continuará perdiendo empresas y con ello, aumentando las cifras de desempleados”.

ATA admite que “a pesar del ligero respiro que han ofrecido los datos de paro en el conjunto de España”, el número de desempleados en Castilla y León continúa incrementándose mes a mes, con un crecimiento, en diciembre, de 5.694 nuevos desempleados. La Comunidad cierra 2010 con un aumento del desempleo del 6,91 por ciento, un 2,41 por ciento más que la media, y un total de 194.609 personas sin empleo.

Asimismo, informa de que el número de trabajadores autónomos en Castilla y León en 2010 ha pasado de los 210.813 registrados en diciembre de 2009, a los 207.357 en diciembre de 2010, lo que se traduce en un descenso de 3.455 trabajadores por cuenta propia menos, un -1,6 por ciento. Durante el mes de diciembre, y siguiendo la tendencia de meses anteriores, el número de autónomos en la comunidad autónoma también ha descendido, concretamente un -0,1 por ciento, lo que en términos absolutos representa a 273 autónomos menos.

Las cifras muestran que, Castilla y León pierde 10 autónomos diarios, hasta cerrar 2010 con 3.455 trabajadores por cuenta propia menos dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Las nueve provincias castellano y leonesas han visto descender el número de autónomos a lo largo de 2010, siendo Ávila (-2,2 por ciento), Burgos (-2,1 por ciento) y Palencia (-2,1 por ciento) las que lideraron esta pérdida de empleo autónomo.

Por sectores de actividad, construcción (-5,1 por ciento, 1.595 autónomos menos), agricultura (-3,2 por ciento, 1.472 autónomos menos) e industria (-2,8 por ciento, 416 autónomos menos) han sido, a lo largo de 2010, los sectores que en Castilla y León se han visto más afectados por la actual crisis económica.

Estas cifras son un claro reflejo de que la actual situación de crisis económica golpea con dureza al colectivo de autónomos”, señaló la presidenta de ATA Castilla y León. “Para poder salir de la misma, y frenar la destrucción de autónomos y tejido productivo que se está produciendo, es necesario, entre otras cosas, que durante 2011 se reactive la financiación a las empresas y se acabe con la morosidad pública y con la economía sumergida”, añadió.