El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, apeló hoy a la diversidad productiva en España como motivo suficiente para conseguir las ayudas adecuadas en la Política Agraria Común (PAC), que encara su último tramo de negociaciones en la Comisión Europea. “Soy optimista porque la razón nos asiste”, aseguró hoy en Segovia para evidenciar la coexistencia de diferentes tipos de explotaciones frente a países como Alemania con “muy poca” diversidad productiva.

Cultivos tropicales, pastos de montaña, cereales o “la producción hortofrutícola más desarrollada de la Unión Europea”, señaló Arias Cañete para evidenciar la imposibilidad de simplificar los modelos. En este sentido, el ministro aseveró la necesidad de otorgar apoyo a las producciones españolas que lo necesiten mientras recordó que existen agricultores que dependen en un 27 por ciento de su renta agraria de las ayudas e incluso del 40 por ciento. “Tienen que seguir percibiendo esos niveles de apoyo”, incidió.

Durante la clausura de la jornada sobre la reforma de la PAC, organizada por la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, el titular de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se mostró optimista de cara a enfilar el último tramo de negociaciones y aseguró que peleará “cada metro” para conseguir el mejor resultado.

Ante el viaje que mañana realizará a Bruselas junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para debatir las propuestas del modelo español ante la Comisión Europea, Arias Cañete insistió en que la voluntad del Ejecutivo pasa porque la aplicación de la PAC contemple apoyos y rentabilidad, exclusivamente para aquellos que las necesitan. En este sentido, recordó que en materia de desarrollo rural “hemos conseguido” un nivel de recursos más alto que el año anterior.

En el proceso de distribución interna de las ayudas, incidió en que “estamos peleando” por la flexibilidad para que las explotaciones continúen percibiendo niveles de apoyos similares a los actuales e hizo especial hincapié en la necesidad de conseguir un nivel de ayudas acopladas “suficientemente importante” para sectores con más dificultad como la ganadería intensiva sin base territorial, el tabaco o el algodón.

Según el calendario propuesto por la presidencia irlandesa, a finales de junio, podría existir un acuerdo político que estaría pendiente de que el Parlamento diera su visto bueno al marco financiero de la Unión Europea. De ser así, y en un “escenario optimista”, señaló Arias Cañete, el proceso de aplicación abordaría una conferencia sectorial en el mes de julio en el que se tomarían decisiones respecto a la manera de aplicar la reforma y que se pudiera disponer del marco normativo español a finales de año.

 

Modelo nacional

Durante su visita a Segovia, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, defendió una PAC nacional “con el mismo esquema” para todas las Comunidades Autónomas, aunque subrayó que atenderá los intereses de las mismas consultándoles en todo momento.

“El gobierno no renuncia a que la PAC sea de base nacional”, incidió Arias Cañete para desechar la idea de una 17 políticas autonómicas diferentes por “un mercado único agrario con una política única”. En este sentido, señaló que se preguntará a las diferentes regiones cuestiones como el apoyo a zonas desfavorecidas, apoyo a jóvenes o a la ganadería intensiva sin base territorial.