La campaña contra incendios forestales para el año 2013 prevé para el próximo mes de septiembre un mes más caluroso que otros años según las previsiones que indican que el aumento de temperaturas tradicional en los meses de julio y agosto se desplazará en el tiempo. Las abundantes lluvias del invierno y esta primavera propiciaron una mayor vegetación en el monte así como humedad en el suelo.

Durante la Comisión Territorial de Asistencia al Delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, celebrada hoy en Segovia junto a los nueve subdelegados del Gobierno en las nueve provincias de la Comunidad, se subrayó la prevención como “mejor respuesta” contra unos incendios que por el momento y en lo que va de año, “están respetando nuestra Comunidad”. En el año 2012, ardieron en Castilla y León un total de 39.741 hectáreas.

A falta de confirmaciones definitivas, los medios que aportará el Estado a la lucha contra el fuego en Castilla y León, serán similares a los del año pasado, teniendo en cuenta que en casos extremos el estado dispondrá de los medios nacionales si hubiera necesidad, según se trasladó en la reunión en la que participaron los subdelegados del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz García; en Ávila, José Luis Rivas Hernández; en Burgos, José María Arribas Andrés; en León, Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernández; en Palencia, Luis Miguel Cárcel Cárcel; en Salamanca, Javier Galán Serrano; en Soria, María José Heredia de Miguel; en Valladolid, José Antonio Martínez Bermejo, y en Zamora, Clara San Damián Hernández,

Así, los medios aéreos con los que contará Castilla y león para la extinción de incendios serán dos hidroaviones anfibios de 5.500 litros, en Matacán (Salamanca); un avión Anfibio de 3.100 litros en Rosinos (Zamora); dos helicópteros para brigadas helitransportadas grandes en Lubia (Soria); un helicóptero para brigadas helitransportada ligera en el Puerto del Pico (Avila); y un avión de Comunicación y Observación en Rosinos (Zamora)

En cuanto a los medios personales, se destacó que en muchos casos trabajan a lo largo de todo el año llevando a cabo labores de limpieza y control de los bosques. Así, las Brigadas de Refuerzo contra Incendios (BRIF) y preventivos desde mediados de enero hasta mediados de noviembre las componen un total de 146 efectivos de León, Ávila y Soria entre los que se encuentran técnicos jefes, capataces, especialistas en prevención y extinción o preparadores físicos.