Comienzan las rebajas. Y con ellas las esperanzas de los comerciantes de Castilla y León que esperan que los descuentes animen las ventas para poder alcanzar la cifra del año pasado. Asimismo, vaticinan que los consumidores se encontrarán con “importantes” bajadas de los precios y con “artículos de calidad” ya que este invierno ha caído el consumo y las tiendas cuentan con mucho ‘stock’ del que necesitan desprenderse.

Sin embargo, están preocupados por la que consideran competencia desleal de las grandes cadenas, a la que acusan de ofrecer grandes descuentos “encubiertos” desde hace varias semanas sin respetar los periodos oficiales para realizar rebajas.

El presidente de la Confederación Regional de Asociaciones de Comercio de Castilla y León (Conferco) y de la Agrupación de Comerciantes de Segovia, Manuel Muñoz, confió en que las rebajas impulsen las ventas y animen a un sector que atraviesa “una grave crisis”. Así, indicó que todo el sector se encuentra “esperanzado” ante una campaña que cuenta con “calidad y precios competitivos”.

Por ello, esperó que tengan un resultado “como mínimo igual que el año pasado”, aunque reconoció que la campaña no llegará a los niveles de los años anteriores a la crisis ya que estará “determinada por el momento económico que vivimos”. “No porque rebajemos mucho los precios vamos a vender más”, apostilló.

El presidente de Conferco añadió que cada año influyen más las rebajas en números absolutos porque las ventas siguen cayendo. “La gente sale a comprar pero no está a gusto, hay menos confianza en la recuperación y ese clima de pesimismo no es bueno para el consumo”, se lamentó.