El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, ha establecido, entre otros aspectos, las medidas preventivas, las circunstancias en las que se activarían las fases del protocolo –alerta, preemergencia y emergencia- y la consiguiente movilización de los efectivos, así como la canalización de la información a los ciudadanos. El principal objetivo de la campaña es informar al usuario con la antelación suficiente, minimizar las perturbaciones al tráfico como consecuencia de las nevadas y evitar la formación de placas de hielo.

A través de las dos Demarcaciones de Carreteras del Estado en Castilla y León (Este y Oeste), la DGT, la Guardia Civil, Protección Civil, Meteorología y empresas concesionarias de autopistas, el dispositivo previsto por la Delegación del Gobierno (y sus nueve subdelegaciones) para afrontar esta campaña es de 441 máquinas quitanieves, 170 estaciones meteorológicas, 66.520 toneladas de CINa, 4,16 millones de litros de depósitos de salmuera, 15.155 toneladas en silos y 71 plantas de salmuera.


Recomendaciones de Protección Civil y la DGT

Ante los temporales de frío y nieve, recuerdan que hay que tener en cuenta las medidas de prevención y autoprotección, que favorecen tanto la seguridad propia como la de los demás. Así, si es imprescindible viajar por carretera, se debe de tener especial cuidado con las placas de hielo. Revisar los neumáticos, anticongelante y frenos, además de tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina y llevar cadenas son algunos de los consejos a tener en cuenta.

Además, desde Protección Civil y la DGT recuerdan que es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil, aconsejando permanecer en el coche, en caso de encontrarse atrapado en la nieve, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.

Por último, recuerdan que ante situaciones meteorológicas adversas, es preciso contar con un adecuado sistema de predicción y de información meteorológica que permita anticipar, con tiempo suficiente, la ocurrencia de esos fenómenos que pueden afectar negativamente a la vialidad, papel que en la campaña de vialidad invernal realiza la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) con su Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Meteorología Adversa (Meteoalerta).