A pesar de que el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Navas de Oro aprobó el cierre del Centro de Día de la localidad a petición de la alcaldesa, Maria del Carmen Pinela, la Plataforma de Familiares de Usuarios celebró la décima concentración para criticar lo que consideran una injusticia social, un atropello al pueblo y el desprecio a sus mayores.

A grito de “alcaldesa dimisión” o “ni es rojo ni es azul, es por el bien común”, numerosos vecinos, así como representantes políticos como los procuradores de las Cortes Regionales del PSOE Jorge Félix Alonso y Ana Agudíez, el portavoz de IU de la localidad Ladislao González García, manifestaron su oposición en contra del cierre del Centro “mientras la alcaldesa asegura su sueldo de 30.000 euros, despide a seis trabajadores sociales y deja en la calle a veinte ancianos”.

Varias de las críticas se dirigieron a la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, quien según el socialista Jorge Félix Alonso, “prometió a todos que mantendría los servicios actuales del Centro de Día”. En este sentido, señaló que con su actitud ha permitido que la regidora municipal elimine el servicio de estancias diurnas.

Además de las críticas hacia los concejales que apoyaron la decisión “que marcará sus vidas”, la Plataforma manifestó sentirse engañada e indefensa y lamentó que el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez “no fuera capaz de intervenir” para dar una solución; que la Gerente Territorial de Servicios Sociales, Carmen Well, “se fuera de vacaciones sin recibirnos”; o que el Gerente Regional, Jesús Fuertes Zurita “nos dijo que las deficiencias existentes eran perfectamente salvables y no ha hecho efectivas sus palabras”.

Entre las intervenciones más aplaudidas se encontró la de la directora del Centro, Nuria González quien aseguró que “no lo siento por mí, me llevo dentro el cariño recibido por todos los que han sido atendidos en el Centro, siento un profundo dolor por todo cuanto está aconteciendo”.

Por su parte el portavoz de la Plataforma de Familiares de Usuarios, Francisco Marugán, desmintió las acusaciones de la alcaldesa en las que aseguraba que los vecinos no querían negociar, y por el contrario aseguró que “hemos ofrecido por activa y pasiva nuestro apoyo, nuestra colaboración y nuestro dinero”. “Por eso decimos que esto es una venganza personal hacia algo y hacia alguien; por eso decimos que esta situación que estamos viviendo es un acto de “arrogancia y autoritarismo” de María del Carmen Pinela”, apostilló Marugán.