La Consejería de Educación situó en 30.000 euros el tope de renta de la unidad familiar para poder ser beneficiario de las ayudas de libros de texto para los escolares de Primaria y Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Este es uno de los requisitos principales que los demandantes deben cumplir para poder optar a esta ayuda, cuyas bases regulatorias constan en una Orden publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) y que determina que el importe máximo para cada alumno no superará los 150 euros.

También pueden optar a esta subvención las familias numerosas, en cuyo caso el límite de renta de la unidad familiar se obtendrá sumando 7.500 euros a la cantidad de renta general por cada hijo a partir del que determine esta condición, este último incluido. Igualmente, tendrá derecho si alguno de los miembros de la familia presenta una discapacidad reconocida igual o superior al 33 por ciento o bien que hayan sido víctimas de violencia de género o de actos de terrorismo. Por último, también aquellos que se encuentren en situación económica sobrevenida manifiestamente desfavorable, reconocida mediante el correspondiente informe de acción social.

No podrán ser beneficiarios de estas ayudas el padre, madre o tutor legal de los alumnos participantes en programas promovidos por la Consejería de Educación que resulten favorecidos con la entrega o la cesión gratuita del uso de libros de texto.

De acuerdo con la disponibilidad presupuestaria, las ayudas se concederán en orden inverso a la renta per cápita de la unidad familiar, por lo que el resultado será el de dividir la renta de la unidad familiar por el número de sus miembros. La Orden informa además de que las ayudas se concederán previa convocatoria, que será realizada periódicamente mediante orden de la Consejería de Educación, publicada en el Bocyl.