Este lunes la localidad segoviana de Navalmanzano acogerá la X Feria de Usos y Costumbres, en la que 200 personas del pueblo y de los alrededores representarán 57 oficios tradicionales que “nuestros abuelos” llevaban a cabo en esta localidad en la década de los 40. Se trata, como explicó el alcalde de la localidad, Pablo Ángel Torrego, de “mostrar cómo era la vida de nuestros abuelos, en comparación a cómo es la vida actualmente”, ya que para el edil “tenemos demasiadas cosas, a las que damos una importancia muy grande, y antes eran cosas banales”.

Durante el acto de presentación en la sede de la Diputación Provincial de Segovia, la teniente alcalde de Navalmanzano, Silvia Olmos, explicó que el objetivo de esta cita “es recordar a nuestros mayores, recordar cómo era aquella vida de la post guerra y los años 40, y mostrarles a los más pequeños cómo vivían sus abuelos o bisabuelos”.

En la presente edición los dos oficios protagonistas, explicó Olmos, serán el del resinero y el de segador, ya que eran éstos “los que sostenían la economía del pueblo”. El resto de oficios estarán representados por grupos familiares y gremios como el de los zapateros, verduleros, lavanderas, planchadoras o ‘arregladores de bicicletas’, añadió. Desde que comenzara esta Feria en Navalmanzano en 2002 y con solo 2 puestos, la evolución de la celebración ha conseguido aumentar a participación de los habitantes de la localidad.

Esta cita cultural se celebrará desde las 19:00 a las 22:00 horas, pero “desde las 8:00 horas llegan los vecinos del pueblo y de las localidades colindantes y comienzan a montar todos los puestos, los decorados, etc.”, manifestó la teniente alcalde. “Es una Feria que tiene mucho trabajo y mucha preparación para el poco tiempo que dura, pero ahí está la magia”, concluyó Olmos.