Los presidentes de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja constituyeron este viernes en Valencia el nuevo banco fruto del SIP, que celebró su primer Consejo de Administración. La nueva entidad, que se denominará Banco Financiero y de Ahorros S.A, establecerá un sistema de tesorería global que le permita mejorar su acceso a los mercados, reforzar su solvencia y crear valor para dar mayor servicio a particulares y empresas, según informaron fuentes de las entidades socias.

Desde el punto de vista funcional, se realizará una integración operativa y tecnológica y se centralizarán las políticas y estrategias de negocio, preservando la personalidad jurídica de las entidades, los órganos de gobierno, la marca y la gestión del negocio bancario minorista en sus territorios de origen y la Obra Social.

Los 21 miembros del Consejo de Administración del SIP propuestos por las siete entidades y designados se reunieron después de la constitución del banco para nombrar al presidente, Rodrigo de Rato Figaredo; al vicepresidente, José Luis Olivas Martínez; y al secretario general y del consejo, Miguel Crespo Rodríguez. También han delegado las facultades ejecutivas en el presidente y las facultades ejecutivas de Participadas y Auditoría en el vicepresidente, han aprobado otros documentos relacionados con el funcionamiento del banco y han designado a siete integrantes de la primera línea directiva.

 

Presencia de políticos

De este modo la presencia política destaca en el nuevo consejo de administración a pesar de las recomendaciones del Banco de España, que ha aconsejado a las cajas de ahorro reducir el porcentaje de cargos electos, de modo que se tendrán que renovar casi por completo los órganos de gobierno de las entidades de ahorro.

El Consejo del nuevo SIP ha aprobado la designación de Matías Amat Roca como director general de Participadas, Aurelio Izquierdo Gómez como director general de Negocio, Ildefonso Sánchez Barcoj como director general Financiero y de Riesgos y Pedro Vázquez Fernández como director general de Medios. Además, Luis Maldonado García-Pertierra ha sido nombrado director de Gabinete de Presidencia, Estrategia y Desarrollo Corporativo y Miguel Ángel Soria Navarro, director de Auditoría.

La Junta General del Banco aprobó también el aumento de capital y la emisión de acciones ordinarias, como prestación a la aportación no dineraria del derecho de mutualización, así como la emisión de acciones preferentes que permitirán la suscripción de los 4.465 millones de euros solicitados al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y aprobados por el Banco de España.

En la Junta General del Banco, las cajas tienen los derechos que les corresponden según su participación en el capital, que sobre la base de su valoración individual es del 52,06 por ciento para Caja Madrid; del 37,70 por ciento para Bancaja; del 2,45 por ciento para La Caja de Canarias; del 2,33 por ciento para Caja de Ávila; del 2,11 por ciento para Caixa Laietana; del 2,01 por ciento para Caja Segovia; y, finalmente, del 1,34 por ciento para Caja Rioja. La adopción de ciertos acuerdos de especial importancia requieren mayorías reforzadas (75 por ciento o 93 por ciento de los derechos de voto totales).

 

Marca

Las cajas mantendrán su marca propia en los territorios de influencia, que se han concretado de la siguiente manera: Caja Madrid (Comunidad de Madrid y Comunidad de Castilla La Mancha); Bancaja (Comunidad Valenciana y Baleares); La Caja de Canarias (Islas Canarias); Caja de Ávila (provincia de Ávila); Caixa Laietana (provincia de Girona y Barcelona, excepto municipio de Barcelona); Caja Segovia (provincia de Segovia); y Caja Rioja (Comunidad de La Rioja). Asimismo, Caja de Ávila tendrá responsabilidad sobre la gestión de Salamanca y Caja Segovia sobre la gestión de Valladolid.

Por su parte, en el municipio de Barcelona, Caja Madrid, Bancaja y Caixa Laietana mantendrán la titularidad de sus respectivas redes de oficinas. En el resto de territorios el Grupo operará con una marca común, en la que se está trabajando.

Las cajas contribuirán al desarrollo económico y al fomento de la actividad empresarial y de la obra social, especialmente en sus territorios tradicionales. Las entidades involucradas en este proceso, que se convierten en accionistas de la nueva sociedad, quieren mantener la naturaleza que dio origen a las cajas de ahorros, por lo que se han comprometido a fomentar las actividades de su obra social y orientarla a las necesidades de la sociedad en cada momento.

El grupo, que tendrá su sede social y dirección de sociedades participadas en Valencia y su sede operativa en Madrid, espera obtener unas sinergias o ahorro creciente cada ejercicio, para alcanzar los 500 millones de euros anuales a partir de 2013.

Los equipos técnicos de las cajas inmersas en el proyecto se dividieron estos meses en nueve grupos de trabajo (financiero y contable; jurídico-fiscal; recursos humanos; banca comercial y desarrollo del negocio; riesgos; tecnología y operaciones; tesorería y mercados; participadas; y comunicación), con el fin de definir el modelo de funcionamiento que tendrá cada área en la nueva entidad, así como el modelo para garantizar el funcionamiento de actividades durante el periodo de integración tecnológica de todas las cajas.

 

El presidente de Caja Segovia se muestra satisfecho por la constitución del nuevo SIP con Madrid

El presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, se mostró satisfecho por la constitución del nuevo Sistema Institucional de Protección (SIP), que lideran Caja Madrid y Bancaja, con Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Rioja y Caja Segovia.

Soto señaló que la puesta en marcha de la nueva entidad supone un avance y un refuerzo para todas las entidades socias. Además de expresar su satisfacción por el visto bueno recibido de la Junta de Castilla y León y resolver la independencia que tienen de actuación respecto a empresas participadas como Madrigal, el presidente de Caja Segovia recordó que la solvencia y la liquidez representan “las dos patas del banco del SIP nuevo”.

En esta mismo línea, aclaró que el nuevo SIP tendrá la consideración de un banco “pero creado por cajas de ahorro, y permitirá que cada una tenga su independencia en cuanto a su obra social”, añadió.

Sobre la asamblea general de Caja Segovia celebrada indicó que todos los puntos fueron aprobados por unanimidad y que los consejeros generales estuvieron muy atentos a los nuevos estatutos que han sido modificados para adaptarse a la Ley de Cajas de Castilla y León.

En ellos se modifican las condiciones que deben tener los cargos directivos y representativos de la entidad, así como los niveles de presencia de los diferentes grupos que optan a las elecciones de forma periódica.