El Museo Rodera-Robles celebra el próximo domingo 8 de julio su décimo aniversario y la Coral Ondarreta, será la encargada de ponerle canto a estos años de trabajo. Organizado por la Fundación Rodera Robles, la coral intervendrá el la misa de 12:30 horas de la Catedral de Segovia y posteriormente ofrecerá un concierto en el mismo templo.

La agrupación, compuesta por voces mixtas de 45 miembros, cantará durante la misa los principales actos de la ceremonia con piezas de Haendel, Moore, Mozart, Schubert o Bach. Tras la misma, la Coral Ondarreta ofrecerá un concierto en el presbiterio bajo el título de “La polifonía de los grandes maestros” entre las que destacan las piezas Agnus Dei, de Bizet; y el Requiem de Mozart.

Dirigida desde 1977 por Manuel Torre Lledó, el conjunto de la localidad de Las Arenas (Vizcaya), ha desarrollado un amplio repertorio abordando todo tipo de obras corales. Además, lleva a cabo anualmente un intenso programa de conciertos en Vizcaya y País Vasco, varios de ellos de carácter solidario, realizando también actuaciones y giras por distintas ciudades de España, y por alguno de los países con más tradición musical de Europa, como Alemania, Francia, República Checa, Hungría, y recientemente Malta.

 

10 años de la Casa del Hidalgo en el corazón de Segovia

Un museo situado en pleno corazón de Segovia, en la calle San Agustín, 12, que cumple 10 años “con un magnífico grado de aceptación” entre los segovianos. Así lo señala Rafael Cantalejo, patrono-secretario de la Fundación Rodera Robles, que en la actualidad continúa trabajando para que los turistas planifiquen en sus visitas un acercamiento a esta zona de la ciudad y no se limiten exclusivamente a los grandes monumentos de la misma.

Cantalejo destaca la variedad de las exposiciones temporales, entre las que se encuentra “Velázquez después Velázquez. La difusión de la obra del pintor a través del grabado” con las que este espacio inauguró su sala de exposiciones temporales. El montaje, que corrió a cago de Calcografía Nacional, gozó de un un gran éxito y tras el mismo han sido un total de 27 exposiciones las que han podido visitarse en la Casa del Hidalgo, siempre relacionadas con el arte y la cultura segovianas, “cumpliendo así la voluntad del matrimonio Rodera Robles”, apostilla.

En este sentido, destaca la presencia de muestras de fotografías y objetos “que nos han devuelto momentos de la vida diaria de una pequeña ciudad que, casi sin notarlo, va cambiando continuamente de aspecto físico tanto en sus calles y edificios como en sus habitantes”. Entre ellas, resaltan también la labor profesional de la saga de los Unturbe, fotógrafos que dejaron en sus trabajos un gusto exquisito por la imagen artística con Segovia como fondo en la mayoría de su obra; o las dos muestras dedicadas a los juguetes que fueron codiciados por la población infantil durante el siglo XX; así como la utilización de la imagen de los monumentos de la ciudad como garantía de los productos a los que se vinculaba.

Diez años, “es un corto periodo de tiempo aún”, pero para el Museo Rodera Robles sirve para saber que los proyectos realizados desde entonces han dado sus frutos y el museo ha sido plenamente acogido por la sociedad segoviana para la que fue creado.