El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo (TS) Español, Gonzalo Moliner, defendió hoy en Segovia que la división por el nombramiento de dos magistrados del Tribunal Constitucional es “un problema puntual” y confió en que se solucionará pronto.

Antes de impartir la charla ‘Sobre el valor de la justicia’ en la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce dentro del II Ciclo de conferencias ‘Valores y Sociedad’, Gonzalo Moliner subrayó la dificultad para llegar a un acuerdo que entraña un organismo con 21 miembros con diferentes orígenes e ideologías. “Conseguir que 13 se pongan de acuerdo es complicado pero se conseguirá”.

Ante la falta de consenso en el CGPJ para sustituir al presidente del Constitucional, Pascual Sala, y a su vicepresidente, Ramón Rodríguez Arribas, Moliner quiso quitar importancia a asunto recordando que aunque el plazo para la renovación tiene fecha límite hasta el 9 de junio, “las Cortes han pasado los plazos muchas veces”. No obstante, el presidente de ambos órganos señaló que aún queda tiempo por delante y “llegaremos”.