El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo (TS) Español, Gonzalo Moliner, reconoció hoy en Segovia que la reforma y el funcionamiento del órgano que preside planteada por el Ejecutivo central, conllevará una pérdida de autonomía debido a la reducción de sus competencias.

Diferenciando el asunto de jueces y tribunales que sí tienen reconocida por la Constitución la independencia de actuación e imparcialidad, Moliner recordó el carácter político y administrativo del CGPJ mientras señaló que el cambio de sus funciones organizativas y de medios se traducirá en una reducción relacionada directamente con la crisis económica.

“El Consejo tenía unas funciones muy amplias y posiblemente haya que estrecharlas por aquello de la austeridad”, aseveró. Antes de impartir la charla ‘Sobre el valor de la justicia’ en la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce dentro del II Ciclo de conferencias ‘Valores y Sociedad’, el presidente del CGPJ, esperó sin embargo, la confianza de la ciudadanía en jueves y tribunales “a pesar de las críticas”.