El 50,8 por ciento de los jóvenes de Castilla y León cobra menos de 1.000 euros mensuales y de ellos el 43,1 por ciento se ha emancipado pese a que su salario no supere este umbral. El 56,4 por ciento percibe entre 751 y 1.500 euros y el 21,9 por ciento tiene un salario inferior a 750 euros. Sólo un dos por ciento cobra entre 2.000 y 2.500 euros y un 0,5 por ciento supera esta cifra, según el estudio ‘Situación Económica y Social de la Juventud en Castilla y León 2009’, elaborado por la Dirección General de Estadística de la Consejería de Hacienda.

El 60,3 por ciento de los jóvenes de entre 14 y 34 años de Castilla y León dispone de ingresos propios. En el 90 por ciento procede de su trabajo y en el 6,9 del subsidio de desempleo. Al igual que en el conjunto de la población, las mujeres jóvenes representan un mayor porcentaje en el colectivo que carece de ingresos, en concreto, un 39,7 por ciento. A medida que aumenta la edad se reduce el número de aquellos que no disponen de una fuente de ingresos. Así, en el grupo de entre 20 y 24 años, representan el 43,4 por ciento, mientras que entre los de 25 y 29, sólo un 18,3 por ciento, según recoge el informe consultado por Ical.

Por provincias, Salamanca registra el mayor porcentaje de jóvenes sin ingresos (41,7 por ciento) y Valladolid el menor (32,7). El resto se sitúa en valores cercanos medios entre el 33 y el 39 por ciento. Así en Ávila son un 38,7 por ciento; en Burgos, un 33,1; en León, un 37,4; en Palencia, un 35,8; en Segovia, un 35,8 por ciento; en Soria, un 33,7, y en Zamora, un 39 por ciento. Seis de cada diez chicos que cuentan con una fuente de ingresos viven en municipios de entre 5.000 y 20.000 habitantes de la Comunidad.

El 58,6 por ciento de los jóvenes de 16 a 34 años que residen en Castilla y León no está emancipado. El porcentaje de mujeres jóvenes emancipadas supera al de los hombres (43,7 frente al 37,9 por ciento). La edad media de emancipación de los jóvenes se sitúa en la Comunidad en torno a los 24 años, siendo mayor cuando el nivel de estudios es superior. Mientras ocho de cada diez jóvenes de 20 a 24 años no han abandonado la casa de sus padres, el 45,8 por ciento de aquellos con edades comprendidas entre los 25 y los 29 años si lo han hecho. Además, siete de cada diez jóvenes de entre 30 y 34 años y la mitad de quienes tienen estudios universitarios están emancipados.

 

Situación laboral

El 72 por ciento de los jóvenes con estudios técnicos profesionales o universitarios trabaja mientras que el desempleo afecta en mayor medida a aquellos castellanos y leoneses de entre 20 y 24 años, en concreto, al 17,1 por ciento de este colectivo. Entre los jóvenes que tienen un empleo, algo más de la mitad lo hace por cuenta ajena con contrato indefinido (56 por ciento) y más de tres cuartas partes a jornada completa (81,7 por ciento). Así casi dos tercios desempeña un puesto de trabajo en el sector servicios (63,8) y casi la cuarta parte lo hace como personal de restauración, atención personal, protección o ventas (22,4 por ciento).

Asimismo los jóvenes con estudios universitarios medios son los que en mayor medida disponen de un contrato indefinido y los considerados “por obra o servicio”. Sin embargo, aquellos que cursaron sólo estudios primarios son los que optan en mayor medida por el autoempleo. Por provincias, quienes residen en Burgos y Ávila firmaron un contrato indefinido (66,7 por ciento y 65,2 por ciento), mientras que la eventualidad afecta más a los jóvenes leoneses y palentinos (25,2 y 22,4 por ciento). El 81,7 por ciento de los jóvenes mayores de 15 años trabajan a jornada completa y el 13,1 tiene jornada parcial o reducida (20 ó más horas semanales).

Los aspectos mejor valorados por los jóvenes respecto de su trabajo son el ambiente con los compañeros y el horario de trabajo (7,86 y 6,88 puntos sobre diez, respectivamente).