El escritor Miguel Albero Suárez (Madrid, 1967) se alzó hoy con el primer premio de poesía Jaime Gil de Biedma en su XXI edición por su obra ‘Sobre todo nada’, donde toma la voz de un enfermo terminal y construye un poemario en el vértigo de la muerte. Por su parte, los dos accésit fueron recibidos por el escritor cubano residente en Estados Unidos Víctor Rodríguez Núñez y por el vallisoletano Mauricio Herrero Jiménez.

El ganador del primer premio confesó que era la primera vez que se presentaba a un concurso literario de poesía con esta obra y se mostró muy satisfecho por haber sido galardonado, tanto por el nombre que lleva este premio, que es el de uno de sus poetas de referencia, como por recibirlo por su primer libro de poesía.

Miguel Albero ha ocupado la jefatura de prensa del Instituto Cervantes (IC) y ha sido director de esta institución en Roma. En el mundo de las letras ha sido reconocido por su novela ‘Principiantes’, por un libro de cuentos titulado ‘Cruces’ y por el ensayo ‘Enfermos de libro’.

Sobre su trabajo premiado ahora, su primer poemario, dijo que se trata de un libro escrito por un enfermo terminal, “un personaje inventado, lo que no es usual en la poesía contemporánea, donde lo normal es escuchar la voz del poeta”, y aclaró que es el enfermo terminal quien escribe y que él mismo que «a Dios gracias» no está enfermo. Añadió que es un trabajo «descarnado, brutal, nihilista, donde cuenta lo que ve con total crudeza».

Por su parte, el portavoz del jurado y ganador del concurso en la edición del año pasado, Carlos Aganzo, destacó la gran calidad de las obras premiadas en esta convocatoria y recordó el esfuerzo realizado por la Diputación para mantener esta convocatoria literaria. En esta línea, se refirió personalmente al presidente en funciones de la institución, Javier Santamaría, que termina su mandato.

La Diputación de Segovia organiza este premio en memoria de Jaime Gil de Biedma, representante de la Generación del 50 y cuyas cenizas están enterradas en el panteón familiar de Nava de la Asunción, localidad segoviana en la que vivió largas temporadas y donde está ambientada parte de su obra.

El primer premio de este certamen está dotado con 10.000 euros, mientras los dos accésit cuentan con 3.000 euros cada uno, que financian el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León. Los tres tienen también como recompensa la edición de sus obras en papel por parte de la editorial Visor.

El jurado estuvo presidido por el titular de la Diputación, Javier Santamaría, y coordinado por el escritor Gonzalo Santonja, con la participación de Víctor García de la Concha, Luis María Ansón, Antonio Colinas, Juan Manuel de Prada y José María Muñoz Quirós, así como Carlos Aganzo, ganador de la edición anterior, y Jesús García Sánchez, responsable de la editorial Visor.

El premio Jaime Gil de Biedma ha recaído en ediciones anteriores en José Pérez Olivares, Luis Javier Moreno, Juan Carlos Mestre, Antonio Hernández, Santiago Sylvester, Concha García, Esperanza Ortega, Diego Jesús Jiménez, José Luis Puerto, Fernando Quiñónez, José María Muñoz Quirós, José Viñals, Miguel Florián, Clara Janés, Adolfo Alonso Ares, Jorge Urrutia, Manuel Vilas, José Luis Rey, Juan Manuel González, Victoriano Crémer, Ricardo Bellveser y Carlos Aganzo.