La Consejería de Sanidad dio hoy luz verde a la orden por la que crea un registro propio de tumores infantiles que servirá para mejorar el conocimiento del cáncer infantil, potenciar la investigación y el seguimiento de estas dolencias, así como mejorar en la calidad asistencial que se presta, teniendo en cuenta que toda esta información repercutirá en el conocimiento de los oncólogos y pediatras que trabajan en la Comunidad. El registro, que aglutinará un fichero automatizado de datos, reúne todos aquellos elementos de importancia epidemiológica para su clasificación, y se centra en el estudio de niños menores de 15 años, según la orden que hoy publica el Bocyl, recogida por Ical.

En estos momentos se conoce, gracias al llamado CMBD (Conjunto mínimo básico de datos), que los tumores infantiles que aparecen con mayor frecuencia en Castilla y León son las leucemias, los tumores del sistema nervioso central y los linfomas. Los datos son muy similares a los del resto de comunidades autónomas que cuentan con algún sistema de información de este tipo, y también al acumulado de varios años en Estados Unidos. Además, las frecuencias más elevadas se dan en los niños que tienen entre cero y cuatro años de edad y, en general, las causas se desconocen, explicaron a Ical fuentes de la Dirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) de la Consejería, departamento del que dependerá el registro.

Con el registro se logrará tener un análisis más completo y, lo que es más importante, realizar una evolución de estos niños, pues aunque existe ya un registro poblacional del cáncer, éste es más genérico, y no aporta tanta información en el caso de los niños como lo hará el que se crea ahora de manera específica para el colectivo. De este modo, servirá para profundizar en las cuestiones más relevantes, en analizar si existen factores de riesgo asociados, en definitiva, para ahondar en el conocimiento de este campo.

 

Aval de la IARC

La idea es que cuando se ponga en marcha el registro cuente con el aval de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), una organización que es miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se dedica a evaluar el riesgo de desarrollar cáncer, así como a evaluar los estudios científicos al respecto, al tiempo que trabaja por impulsar la investigación en este campo.

La previsión es que el registro colabore con el nacional de tumores infantiles que de forma paralela trabaja en realizar estudios de supervivencia, que se completan con los datos de cobertura asistencial, estudios de incidencia y estimación de as necesidades asistenciales.