La Dirección General de Comercio y Consumo incrementará durante la campaña de Navidad el número de inspecciones en establecimientos de la región, tal y como se aprobó en el último Consejo de Gobierno. En el conjunto de la Comunidad se inspeccionarán 300 establecimientos hasta el 5 de enero de 2013, fecha en la que finaliza la campaña. En Segovia serán 16 establecimientos a inspeccionar, ocho relacionados con productos típicos navideños y otros ocho con el sector de la juguetería. En este último caso, Segovia controlará vehículos, acción, trenes y circuitos, mientras que en otras provincias se vigilarán otros tipos de juguetes, desde muñecos, peluches puzzles o construcciones hasta juegos de mesa o científicos.

Durante el periodo de control las inspecciones se centrarán especialmente en las promociones de productos alimenticios típicos de estas épocas navideñas, así como en productos que puedan ser objeto de regalo en estas fechas, entre ellos electrodomésticos, productos informáticos, cámaras de video y de fotografía, juegos, productos textiles, calzados y marroquinería. Del mismo modo, se verificarán las ofertas, tendiendo en cuenta la publicidad “buzoneada”, recibida por correo, páginas webs, así como la publicidad disponible en el propio establecimiento, o bien, anunciada en los medios de comunicación.

A través de esta campaña de inspección se visitarán los establecimientos en los que se detecten indicios de incorrecciones respecto a la publicidad de las ofertas y promociones, de forma que no se oculte el contenido y condiciones de dichas ofertas, ni que la publicidad pueda inducir a errores. También se verificará la concordancia entre los productos ofertados, lo publicitado y lo disponible en el establecimiento.

La inspección controlará además la calidad de los productos en oferta para que cumplan la normativa que les afecta, de forma que verificará si las ofertas pretenden dar salida al mercado a productos alimenticios que incumplen las exigencias de su normativa, tanto general como específica y, en particular, las fechas de consumo y las condiciones de conservación, especialmente en productos industriales sin cobertura de asistencia técnica, cuando ésta sea exigible y juguetes que incumplan el etiquetado y más especialmente el marcado CE. Por último, la inspección centrará su esfuerzo en el control del marcado de precios, así como la disponibilidad de las hojas de reclamaciones en los establecimientos.