Más de medio centenar de artesanos procedentes de toda la geografía nacional exponen hasta este domingo, sus productos en la XXX edición de la Feria Nacional de Artesanía, que se está viendo deslucido por la lluvia intermitente que cae estos días.

En la feria, que se encuentra en la Avenida Fernández Ladreda, están representados casi todos los oficios y numerosas provincias. De Castilla y León, además de doce de Segovia, se encuentran puestos de Ávila, Burgos, Salamanca o Zamora. También hay un artesano portugués y ofrecen elementos elaborados con vidrio, metales, o cuero. La joyería, la encuadernación o el grabado son actividades que pueden contemplarse en directo y adquirirse creaciones con precios que van desde los 3 a los 3.000 euros.

Paralelamente, la feria hay un taller demostrativo de cerámica, a cargo de Miguel Ángel Fernández Molinero, procedente de la localidad segoviana de Cabañas de Polendos. Además, con motivo del 30 aniversario, la Feria ofrece una exposición titulada ‘La otra forma de ver la artesanía’, en la que se muestran las creaciones de los artesanos Rubén Porta, Begoña Ordás y Max i Evins. En el mismo espacio expone Toly Mateo, ganadora del concurso de Pieza Única del 2009. Este certamen está dedicado este año al Acueducto de Segovia. Las obras participantes y ganadoras pueden visitarse en la Casa de los Picos.