La Junta de Castilla y León continúa trabajando para prevenir el cáncer de cuello de útero mediante las prestaciones del Programa regional de prevención y detección precoz del cáncer de cuello de útero.

Esta enfermedad, causada por el virus del papiloma humano (VPH), suele adquirirse por transmisión sexual y presenta una mayor tasa de riesgo entre la población joven (especialmente en las edades de inicio de las relaciones sexuales, entre los 15 y los 25 años) y su prevalencia se incrementa en función del número de parejas sexuales.

En Castilla y León, el cáncer de cuello de útero ocasiona 2,4 muertes por cada 100.000 habitantes y, para reducir esta cifra al máximo posible, es fundamental la prevención. Por ello, la Junta de Castilla y León tiene en funcionamiento el mencionado programa que se basa en tres pilares fundamentales: vacunación frente al virus del papiloma humano, programa de citologías cérvico-vaginales periódicas y la realización de pruebas de determinación del VPH (cribados).

La prevención precoz del cáncer de cuello se lleva desarrollando desde hace más de veinte años en la Comunidad, pero el programa hoy existente se completó en 2008 con la inclusión de la vacuna del virus del papiloma humano en el calendario oficial de vacunaciones infantiles de Castilla y León y la incorporación de las pruebas de determinación del VPH entre las mujeres de entre 35 y 64 años.

El Sistema Regional de Salud tiene prevista la realización de citologías a las mujeres de la Comunidad cuya edad oscila entre los 25 y los 64 años y que mantienen relaciones sexuales. Este grupo poblacional se amplió en 2008 con el objetivo de aumentar la prevención del cáncer de cuello de útero desde la juventud (antes las citologías se hacían entre los 30 y los 64 años).

El programa también incluye las pruebas de determinación y detección precoz del Virus del Papiloma Humano (cribados) para las mujeres de entre 35 y 64 años.

En el año 2012, en la provincia de Segovia se realizaron 4.138 citologías y 2.297 determinaciones de VPH. Gracias a estas pruebas, se detectaron 101 mujeres con alteraciones morfológicas y 192 con VPH positivos. A 111 de estas mujeres se las derivó a la consulta de Atención Especializada para completar el estudio. Hay que decir que el 90% de las infecciones por VPH son benignas, el hecho de que la infección persista es el factor más importante de riesgo, por ello debe ser tratada en cuanto se diagnostica.

En total, se han distribuido 2.280 tubos y 2.340 torundas para la determinación del VPH y 2.345 etiquetas para la identificación de las muestras de VPH.

Al programa de vacunación, de carácter universal, voluntario y gratuito, se accede a través de la solicitud de cita previa en el centro de salud o centro médico asignado a cada menor interesada y se administrará en ese mismo establecimiento siempre y cuando las pacientes vayan acompañadas de sus padres o tutores legales.