Anoche cerró sus puertas el belén navideño de la Diputación que desde el pasado 17 de diciembre ha estado adornando el Patio de Columnas del Palacio Provincial. Unas 10.000 personas han pasado por el nacimiento que impulsa la institución provincial y que se ha convertido en el punto de referencia de estas navidades en la capital, tras la suspensión del tradicional belén que la Caja de Ahorros instalaba en el Torreón de Lozoya.

Tanto segovianos de la capital como de la provincia, como aquellos que emigraron y vuelven estos días a su tierra natal, como los muchos turistas que se han acercado a Segovia estos días, no han desaprovechado la oportunidad de ver el cuidado montaje en el que tanto mimo ha puesto el Servicio de Arquitectura de la Diputación. Entre los extranjeros, han destacado los japoneses y los alemanes, país este último en el que hay una gran tradición belenística.

La afluencia de público ha sido mayor en las jornadas festivas y, sobre todo, por las tardes, fundamentalmente entre las siete y las ocho de la tarde. Las dos fechas punta por número de visitantes han sido el día de Nochevieja y este último domingo, coincidiendo con la celebración por el centro de la ciudad de dos acontecimientos multitudinarios: la carrera de fin de año y la Cabalgata de los Reyes Magos

El nacimiento, compuesto por figuras procedentes del antiguo Hospicio (Residencia Provicial), recreaba un típico campo castellano en el que muchas de sus casas están inspiradas en viviendas de la Tierra de Pinares o de la zona de los pueblos negros; mientras que el castillo de Herodes estaba inspirado en la fortaleza de la villa medieval de Pedraza.

En su afán por incorporar siempre algunas novedades, el Servicio de Arquitectura de la Diputación, que es el responsable del montaje, ha presentado este año una nueva iluminación, y un efecto nuevo consistente en un manantial que surgía de un muro y que daba origen al río que adornaba el conjunto.