La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, aseguró hoy que el 90 por ciento de las usuarios de residencias de la Junta «salen beneficiados» con la regulación de precios públicos aprobada en marzo del año pasado porque elimina la cuantía fija que tenían que aportar fijada en 721 euros, favoreciendo el servicio a «ricos y pobres».

Tras una reunión mantenida con el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, la consejera señaló que al aplicar criterios de capacidad económica, solo un 10 por ciento de los usuarios con un mayor poder adquisitivo pagarán más. «Pagan más quien más tiene pero paga mucho menos quien no tiene y nada el que no tiene nada», aseveró.

Desde que se estableciera la nueva regulación de precios en marzo del año pasado, la titular de Familia e Igualdad de Oportunidades recordó que las personas con una capacidad económica inferior a 550 euros únicamente pagan una «aportación mínima a los servicios».

En todo caso, aseguró, nadie pagará más que hasta el 90 por ciento de precio de referencia o precio de concierto, «muy lejos del coste real de los servicios».

La consejera insisitió en que todos los ciudadanos pueden acceder a los servicios que necesitan a través de unos criterios «justos, y desde luego ajustados absolutamente a la normativa estatal que marca la ley de dependencia».