Los estudiantes de segundo ciclo de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Valladolid deben entrar en un centro comercial para acceder a sus clases. Desde Ezequiel González, la calle de acceso a estos estudios del Campus de Segovia, un cartel publicitario de los distintos recintos comerciales de Mahonías comparten espacio con otro que revela la existencia de las aulas de esta Licenciatura.

El hecho de ser el campus universitario que más crece en cuanto a su alumnado en Castilla y León no siempre ha de ser sinónimo de buenas noticias y de satisfacción. Las expectativas de estudiantes inscritos en algunos estudios que ofrece la Universidad de Valladolid (UVa) en Segovia se disparan con la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas. Ahora solo hay que colocarles de forma adecuada para evitar hacinamientos en las aulas y garantizar su enseñanza mediante medios materiales suficientes.

Esto es así porque por estudios, Publicidad es la ‘reina’ de la oferta del campus, manteniéndose las elevadas cifras cada año pero también es la carrera que más dificultades de infraestructuras padece, como señalan los estudiantes al aterrizar en Mahonías.

Y es que, todos estos estudiantes deben entrar en un centro comercial para acceder a sus clases. Desde Ezequiel González, la calle de acceso a estos estudios del Campus de Segovia, un cartel publicitario de los distintos recintos comerciales de Mahonías comparten espacio con otro que revela la existencia de las aulas de esta Licenciatura.

El Aula 2 es el centro neurálgico de los alumnos de último curso. Para entrar en ella, se debe recorrer todo el recinto y pasar frente a una discoteca. Se da por hecho que no existen ventanas, por lo que se opta a una iluminación completamente artificial, por no hablar de la falta de ventilación.

 

Mahonías es mucho más que un local

Desde la integración de las enseñanzas del Colegio Universitario Domingo de Soto de Segovia, pertenecientes a la Universidad Complutense de Madrid, a la Universidad de Valladolid, los estudios de segundo ciclo de la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas siempre han tenido una gran aceptación.

Frente al oscurantismo, esas clases lúgubres, llenas de humedad en las que en invierno uno se hiela y en verano al no haber ventilación no hay quien soporte el calor, está el ingenio, la creatividad y el compañerismo de las promociones salientes. Tanto es así que desde Mahonías se han visto nacer interesantes proyectos como el recién finalizado Festival Universitario de Publicidad ‘Publicatessen’, el nacimiento de la Asociación Vendimia o el éxito de Ministerio Creativo, al que pueden sumarse las campañas de publicidad que mediante trabajos han realizado los alumnos de Publicidad para FEAPS Castilla y León, o la gran Noche de la Publicidad.

Vamos que de muchos de vosotros os sentiréis reflejados con frases del tipo de: «¿Y para esto vengo yo aquí  5 años para estar en este antro?, «¡joder qué cutre es esto!, «¿Y para esto pagamos matrículas?», pero al llegar a quinto, al comenzar a preparar el viaje de fin de curso, la Noche de la Publicidad, las fotos para la orla, todo empieza a cambiar en Mahonías y aquellas frases tan negativas pasan a ser algunas del tipo de: «¡Qué grande es Mahonías!», «¡Quiero volver a Mahonías», «¡Ahora me doy cuenta de que la calidad no tiene porque estar en el exterior porque veo cómo de aquí sale gente muy válida!»…

Y sino… vean, vean si aún no lo habéis hecho esos tres grupos de la red social Facebook, ‘I (love) Mahonías’, o ‘Mahonías Opina’,  ‘Yo también quise cambiar de Facultad antes de conocer los encantos de Mahonías’, a ver qué os parecen… seguramente seguiréis opinando que hay un ‘espíritu mahonita’, como así lo llaman los profesores que nadie de otra Universidad que no fuese la de Segovia lo entendería. ¿O no es así?.

Ahora, con el nuevo Rector, estaremos muy atentos y os contaremos cómo avanzan las obras del nuevo Campus pero lo que está claro es que Mahonías siempre será… Mahonías, ¿Verdad que sí?