La Fundación del Patrimonio Histórico saca a concurso los trabajos para rehabilitar y revalorizar la Puerta de Santiago de la muralla de Segovia, en la que se invertirán unos 370.000 euros. La Fundación del Patrimonio Histórico, que dirige los trabajos, cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia y del 1% Cultural del Ministerio de Fomento.

La ejecución del proyecto sale a concurso con un precio de licitación cercano a los 310.000 euros, al que hay que sumar la inversión ya realizada para redactar los estudios previos y el proyecto. El anuncio fija un plazo de ejecución de los trabajos de 11 meses.

El objetivo de la intervención es doble: conseguir que se comprenda el sentido de la Puerta de Santiago como elemento defensivo y de control del acceso a la ciudad y, a la vez, adecuar su espacio para albergar la colección de títeres de Santiago Peralta. La rehabilitación pasa por recuperar el espacio del cuerpo de guardia y la escalera que lo comunica con la planta primera. También se acondicionarán los accesos al adarve, desde la calle, y a la planta primera y el cuerpo de guardia, desde la planta baja. Se eliminará el trasdós construido en la planta primera en la reforma de 1984 para recuperar los volúmenes de la construcción.

demás se consolidarán las grietas; se saneará la cubierta; se sustituirán los elementos de carpintería, en pésimo estado de conservación, y los pavimentos; se recuperarán los recubrimientos interiores originales de los muros y los morteros y elementos de la parte exterior, ahora ocultos. Además se limpiarán, consolidarán y restaurarán tanto las fábricas del arco como los elementos ornamentales, según informó hoy la Fundación en una nota de prensa.

El proyecto incluye la renovación de las instalaciones sanitarias, de agua y electricidad, así como el estudio de la posible distribución de la colección de títeres fabricados por Santiago Peralta. Antes de redactar el proyecto y con el objetivo de contribuir a que sea lo más ajustados a las necesidades del inmueble, la Fundación encargó tres estudios previos: uno de carácter arqueológico, histórico y constructivo; un levantamiento topográfico y un análisis geotécnico.

 

Estudios previos

La Puerta de Santiago está muy alterada por sucesivas reformas y restauraciones y resulta muy difícil apreciar las estructuras originales. La excavación y el estudio arqueológicos revelan nuevos datos sobre su evolución constructiva e histórica. La limpieza y estudio del cuerpo de guardia han servido para identificar el acceso original entre el arco de piedra de la fachada este y los arcos que delimitaban el rastrillo. Esta puerta estaba cegada y camuflada. Ha sufrido varias modificaciones que hacen difícil averiguar su forma, pero debió de ser adintelada. Los arqueólogos han encontrado evidencias de una estructura similar a un piso de madera a cierta altura, así que debió de existir un nivel de uso secundario como almacén o similar para aprovechar la altura que, en cambio, no permite superponer dos niveles habitables.

El trabajo también confirma la importancia de las reformas de finales del S.XVI-principios del S.XVII, que reestructuraron la torre con un concepto utilitario acorde con los nuevos tiempos, muy diferente a uso defensivo y de cobro de portazgos de la época medieval.

Las catas exteriores en el arco constatan la transformación de la Puerta, especialmente en los dos últimos siglos. Estas catas han dejado al descubierto trazos de pintura mural relacionados con el momento en que el arco se reforma, entre los siglos XVI y XVII, y adquiere un carácter religioso, con la colocación de una imagen de La Virgen.

La Puerta de Santiago es la mejor conservada de las que tuvo la muralla de Segovia. En su construcción actual se aprecian sucesivas intervenciones, desde la fachada oeste, datada en el siglo XIII, a la fachada este con sillares almohadillados de granito y restos de un marco decorativo, fechados entre finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII.

La Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León es una entidad privada, sin ánimo de lucro, constituida en 1997 por Caja España, Caja Duero, Caja de Burgos, Cajacírculo, Caja Segovia, Caja de Ávila y la Junta de Castilla y León, para fomentar la conservación, restauración y difusión del Patrimonio Histórico castellano y leonés. En su trayectoria, la Fundación ha desarrollado cerca de 700 actividades de restauración, de investigación, de formación, de difusión y edición de publicaciones. Entre ellas, son más de 200 las dedicadas específicamente a la restauración y puesta en valor del Patrimonio, ya que actualmente, la Fundación tiene en ejecución once proyectos de restauración y puesta en valor y otros 26 proyectos en preparación, además de haber finalizado 182 más. Las 11 restauraciones que actualmente se están ejecutando suponen una inversión cercana a los 4 millones de euros, para la que la Fundación ya tiene reservada la financiación suficiente.