Los vinos con denominación de origen de Castilla y León ganaron medio punto de cuota de mercado nacional en 2009 y se consolidan como la segunda región en consumo nacional, con el 17 por ciento del total de España, según avanzó hoy la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, en base a los primeros datos conocidos del informe Nielsen.

Clemente, quien asistió a la presentación de la añada del pasado año de la Ribera del Duero en Peñafiel (Valladolid), destacó que son “buenas noticias” en un momento “tan malo económicamente, también en el sector del vino”, porque el consumo nacional de los caldos en global ha decrecido un 1,9 por ciento, datos que contrastan, por ejemplo, con los de Ribera del Duero, que incrementó sus ventas un 1,6 por ciento.

De este modo, añadió la consejera, las cinco denominaciones de origen más antiguas de la región, en su conjunto, representan un 17 por ciento de cuota de consumo de vino nacional, de los que un 8,6 corresponde a Ribera del Duero, que aumentó en dos décimas. Rueda es la otra DO que crece, mientras que las tres restantes –Cigales, Toro y Bierzo- se mantienen en su posición en el mercado español. “Esto es una buenísima noticia, porque hay muchas DO que caen, lo que demuestra que el trabajo realizado en Castilla y León tanto por la Junta como por los bodegueros ha avanzado junto con la demanda del consumidor”, manifestó Clemente, quien recordó que los vinos con DO “son lo que en estos momentos más cuota de mercado han ganado”. En este sentido, subrayó que la Comunidad ha crecido en superficie de viñedo en esa misma dirección, ya que de las 75.000 hectáreas, el 65 por ciento tiene DO.

Una de las razones de ese incremento en la superficie de calidad de los vinos regionales se debe a la apuesta del Ejecutivo regional en los últimos diez años de arrancar viñedos viejos que se encontraban en zonas marginales e implantarlos en comarcas de calidad.

Igualmente, subrayó la evolución positiva de los últimos diez años, periodo en el que sólo dos denominaciones de origen españolas han crecido de manera “constante” en el mercado exterior: Ribera del Duero y Rueda. La consejera consideró que ese crecimiento es el “augurio de un buen futuro y la continuación de un trabajo sólido en el que se han incrementado las inversiones en bodegas y se ha apostado por mercados exteriores”. De hecho, añadió, en el último lustro los vinos de la Comunidad han aumentado sus ventas internacionales un 46 por ciento, hasta los 94 millones de euros en 2009, respecto al crecimiento nacional, que lo ha hecho un 10 por ciento.

Por último, sostuvo que Estados Unidos, Suiza y Alemania son los mercados que mejor resultados ofrecen de cara al exterior y recordó que la actuación a la que se ha destinado más inversión, con casi 1,1 millones de euros, para promocionar los caldos en los mercados exteriores es ‘Drink Ribera, drink Spain’, desarrolla en el país norteamericano por el Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero “y que es la que mayor apoyo económico tiene a la promoción en mercados exteriores de la Unión Europea, iniciativa apoyada dentro de la OCM del Vino para apostar por la internacionalización y competir con el cono sur”.

También recalcó que, por primera vez, los vinos regionales ocupan un mayor espacio en el canal alimentación frente a hostelería, “y es un gran avance para la compra en tiendas y estamos en la línea de la demanda del consumidor”.

 

Viñedos de España

La consejera aprovechó para criticar la indicación geográfica ‘Viñedos de España’ que plantea el Gobierno y que tiene recurrida la Junta ante los tribunales. A su juicio, el trabajo desarrollado en Castilla y León por mantener la calidad “contrasta” en un momento en el que “se ponen sobre la mesa etiquetas con las que se pretende que todos los vinos vayan con el mismo título”. “Esa no es una buena apuesta y por ello la Junta ha recurrido, y también porque los consumidores prefieren vinos de calidad, como los de Castilla y León, tal y como se extrae del informe Nielsen”, reiteró.