La exvicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, recibió hoy un homenaje por cerca de 300 personas que se reunieron en un restaurante de las afueras de la ciudad para agradecerla su trabajo en la política, ámbito en el que fue diputada por Segovia entre los años 2000 y 2004. Al encuentro asistieron numerosos cargos electos, así como afiliados y simpatizantes del PSOE, pero también los recientes fichajes que irán como candidatos a las municipales de Segovia, como el empresario Javier Giráldez.

Fernández de la Vega fue recibida por los alcaldes de Segovia y La Granja, Pedro Arahuetes y José Luis Vázquez; por el secretario regional del PSOE, Óscar López; y por el secretario provincial de los socialistas, el también senador Juan Luis Gordo.

En un breve discurso, Fernández de la Vega se mostró “orgullosa, agradecida y emocionada” del acto. Y expresó su confianza “en seguir compartiendo con vosotros la amistad, afecto y pasión por esta tierra que fue la de Antonio Machado, María Zambrano o San Juan de la Cruz”. Ensalzó a los segovianos y definió a Segovia como “la tierra de la tolerancia y la paz” citando una frase de Andrés Laguna, autor de uno de sus primeros discursos sobre Europa. Además anunció que estaba en Segovia “para quedarme en la tierra de la tolerancia y la palabra. Donde ninguna calle en cuesta va hacia abajo”, dijo.

La homenajeada recibió numerosas muestras de cariño y varios regalos como ramos de flores, o unas láminas que representan los mitos de las fuentes de La Granja, de manos de su alcalde, José Luis Vázquez.

Por su parte, el secretario provincial del PSOE, Juan Luis Gordo, le entregó una pieza artesanal de vidrio elaborada en La Granja, lo que agradeció diciendo: “Es el mejor regalo que me podíais hacer, es de mi pueblo”, en referencia a que ha fijado su segunda residencia en esta localidad.