Cientos de estudiantes manifestaron en Segovia su rechazo a los recortes del Ejecutivo de Mariano Rajoy durante la convocatoria de huelga celebrada por diferentes espacios de la ciudad. Unas críticas que se dirigieron ante lo que consideraron el “saqueo” de la educación, de los servicios públicos, “pero sobretodo de nuestro futuro”, y que aunó a estudiantes de Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, universitarios, padres, madres y profesionales.

A las 14:00 horas, los datos de la huelga en la provincia según fuentes de la Junta de Castilla y León, se situaba en un 28,39 por ciento de seguimiento, con 5.766 ausencias del total de 20.301 alumnos segovianos. En concreto, un 11,37 por ciento en Educación Infantil y Primaria, un 43,2 por ciento en la ESO, un 67,8 por ciento en Bachillerato, y un 53,3 por ciento en Ciclos Formativos.

A primera hora de la mañana, un grupo de medio centenar de alumnos de Secundaria y Bachillerato comenzaban un recorrido por los principales institutos de la capital segoviana para informar al resto de estudiantes sobre los recortes del Gobierno central. Ataviados con silbatos, cacerolas y octavillas informativas, el grupo de alumnos se fue haciendo con un número mayor de participantes hasta llegar a la concentración prevista en el Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVa).

Allí se unieron con los estudiantes universitarios, quienes a las 9:00 horas intentaron abarrotar de gente las aulas. Dos horas después aproximadamente, todos los estudiantes se reunieron en el ágora de entrada al nuevo edificio universitario donde alzaron la voz con gritos contra los recortes a la vez que se hacía más intenso el ruido de silbatos y cacerolas.

Tras la lectura de un manifiesto, los estudiantes comenzaron una marcha que atravesó las calles de la capital segoviana hasta llegar al emblemático Acueducto segoviano. Una vez allí, y con un mayor número de participantes, los alumnos llevaron a cabo una sentada para protestar por lo que señalaron “un atropello en contra de la sociedad”.

Posteriormente, los cientos de alumnos congregados volvieron a iniciar la marcha para recorrer el centro de la ciudad hasta llegar a la Subdelegación del Gobierno en Segovia donde las quejas y los gritos sonaron con una mayor intensidad.

 

Precariedad

Material escolar envejecido, un Campus sin segunda fase, el aumento de ratio de alumnos por clase, el despido de 538 profesores asociados, y la contratación “express” de profesores a los que no les da tiempo a preparar asignaturas, los alumnos de diferentes tipos de estudios, coincidieron en criticar la “precariedad” como la principal consecuencia de los recortes del Gobierno central.

En este sentido, destacó la crítica de la comunidad universitaria por un campus recién inaugurado “sin despachos de profesores, ni salón de actos, ni reprografía, ni cafetería”. Además, lamentaron la falta de espacio en las aulas y el traslado a otros edificios de algunas de las asignaturas.

Respecto al profesorado, los alumnos se quejaron sobre la falta de personal y la saturación de asignaturas de algunos docentes. Según aseguró el colectivo Segovia en Vela, existen profesores que imparten siete asignaturas, por lo que cuestionaron la calidad de la enseñanza.