Los planes de ajuste presentados por los ayuntamientos de Castilla y León que quieren solicitar un crédito dentro del plan de pago de pago a proveedores aprobado por el Gobierno central se centran en la contención del gasto en personal, mejorar la recaudación, equilibrar los gastos con reducciones en determinados servicios para ahorrar con de 500 millones de euros, los mayores planes de ajuste se prevén en León y Burgos, que han presentado sus medidas a largo plazo.

El Ayuntamiento de la ciudad de Segovia, gobernado por el PSOE, espera ahorrar 700.000 euros con su plan de austeridad que ha puesto en marcha y que se concentra en la reducción del número de concejales liberados y la congelación de las dietas de quienes no lo son. La medida, que ha sido aprobada en un reciente pleno municipal con el rechazo del PP, en la oposición, la impulsó la situación de crisis que sufre el Ayuntamiento desde que no pudiera vender algunas parcelas municipales sobre las que se sustentaba parte del presupuesto económico para este año.

El plan propuesto por los socialistas incluye la reducción de la asignación a los dos grupos municipales, la congelación en 2009 de las dietas por asistencia a plenos y comisiones, y los sueldos de los siete concejales liberados del Gobierno municipal. Pero la mayor parte del ahorro, casi 600.000 euros, se producirá como consecuencia del recorte de la oferta de empleo público para 2009.